1.027 mujeres asesinadas en España desde que han empezado a contarse 

En el Día Internacional Contra la Violencia de Género en PACMA queremos recordar las cifras que nos dicen dónde estamos y qué podemos hacer para combatir esta lacra.

25N Día Internacional de Lucha Contra la Violencia de Género

En 2003 comenzaron a registrarse los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas como violencia de género, como una forma de violencia específica.

Desde entonces, 1.027 han sido asesinadas. En lo que llevamos de año ya han sido 52 mujeres (la última hoy mismo en Tenerife, con solo 26 años), más que en todo el 2018. Este goteo insoportable es la expresión final más brutal de una violencia sistematizada.

En 2018 se presentaron 166.961 denuncias por violencia de género y se produjeron 51.150 llamadas al 016, el teléfono gratuito y sin rastro que ofrece asesoramiento y ayuda. Sin embargo, un 30% de las mujeres que solicitaron protección no la recibieron.

Más allá de los datos, que deben ser analizados de forma minuciosa para mejorar los enormes fallos del sistema, una de las mayores amenazas ahora mismo es la negación de la existencia de la violencia machista por parte de partidos políticos e instituciones, lo que supone un enorme retroceso en los derechos alcanzados.

Comparar la violencia estructural y específica que sufrimos las mujeres con cualquier otra forma de violencia resulta un sinsentido.

La violencia de género es una forma de violencia que sufrimos las mujeres por el mero hecho de serlo. Son actos de violencia física y psicológica que tienen su origen en una situación de desigualdad, y que denotan la actitud de dominación por parte de los hombres que la ejercen. Legalmente solo se reconoce como violencia de género la que es ejercida por los hombres hacia sus parejas o exparejas, mujeres con las que mantengan o hayan mantenido una relación afectiva.

Sin embargo, la violencia machista es una actitud aprendida, consecuencia de las muchas manifestaciones discriminatorias que sufrimos las mujeres en la sociedad a diario, y que si bien no están catalogadas como violencia, son el germen de esta:

La discriminación laboral y desigualdad salarial; la dificultad de acceso a puestos de responsabilidad o dirección; la asunción de la carga en las tareas de cuidados; la renuncia a las carreras profesionales, condicionada por la maternidad; la carga sobre la conciliación familiar; la falta de libertad en las relaciones afectivas y sexuales y los juicios sociales sobre estas; la creación de relaciones de dependencia emocional y económica; etc.

Si bien se ha avanzando en la concienciación social acerca del machismo y sus peligros y se ha conseguido un mayor empoderamiento e independencia de las mujeres, en la actualidad hay partidos políticos e instituciones que están poniendo en riesgo todo el camino recorrido.

Es imprescindible la adopción de una conducta contundente de condena y rechazo hacia las actitudes que ponen en duda la existencia de la violencia específica que sufrimos las mujeres, que puede implicar una merma de los derechos alcanzados y suponer un peligro para el presente y el futuro.

En este Día Internacional Contra la Violencia de Género, en PACMA queremos recordar cuáles son nuestras propuestas políticas para combatir la discriminación y la violencia que sufrimos las mujeres.

PROPUESTAS POLÍTICAS DE PACMA PARA COMBATIR LA VIOLENCIA MACHISTA

Faltan recursos, falta intención y falta compromiso. A la violencia machista hay que hacerle frente en su raíz, en la educación, en la construcción de las generaciones presentes y futuras. PACMA propone:

  • Programas educativos de prevención de violencia sobre las mujeres en todas las etapas educativas, desde la educación primaria hasta la universidad.
  • Formación específica en la materia de todos los/as profesionales que intervengan en el proceso educativo, procurándoles las herramientas necesarias para la detección de situaciones de violencia machista en jóvenes.
  • Protocolos de detección precoz en el ámbito sanitario, con formación especializada para el personal sanitario.
  • Unidades policiales especializadas y disponibles las 24 horas, los 365 días del año, para atender los casos de violencia machista.
  • Potenciación de las unidades de valoración forense integral, con personal especializado.
  • Mejora de los mecanismos de protección para las víctimas. Estas mejoras han de pasar por articular en los presupuestos planes de ayudas económicas que les permitan rehacer sus vidas y que no se tramiten, como se hace en la actualidad, solo a través de las rentas activas de reinserción en casos muy graves de máxima necesidad.
  • Más recursos asistenciales y sociales para las víctimas de la violencia machista, con independencia del momento procesal en el que se encuentre su caso.
  • Fortalecimiento de la tutela judicial y del acceso a la justicia.
  • Formación especializada en violencia machista de todos los estamentos de la Justicia (judicatura, fiscalía, abogacía, medicina forense y personal al servicio de la administración de justicia).
  • Implantación de equipos multidisciplinares con formación específica, integrados por profesionales de la judicatura, fiscalía, abogacía, medicina y psicología forense y policía, para ofrecer una respuesta integral a los casos de violencia machista durante todas las fases del proceso.
  • Mayor protección de los hijos e hijas de las mujeres víctimas de violencia machista. Debe darse a los/as menores un tratamiento y protección específicos, incluida la asistencia social integral, con la previsión de dotarles de asistencia letrada autónoma y defensa judicial en caso de conflicto de intereses.
  • Equipos especializados en menores víctimas de violencia machista en los órganos judiciales.
  • Incremento del número de casas de acogida, pisos tutelados y puntos de encuentro familiar.
  • Acceso para los animales a cargo de las mujeres víctimas de violencia machista a las casas de acogida y pisos tutelados.
  • Implantación de planes y campañas de sensibilización dirigidas a la ciudadanía en general y a los/as jóvenes en particular, con la finalidad de eliminar los prejuicios y estereotipos de género y prevenir conductas de violencia machista.

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.