Actuemos

En las becerradas, los propios vecinos del pueblo torean a pequeños becerros, no más grandes que un mastín, causandoles un prolongado sufrimiento , hasta dar muerte a los animales.


Queremos evitar que este maltrato animal se vuelva a repetir. La decisión está en manos de nuestros gobernantes, quienes apoyan estos festejos.


España no puede dejar sus calles manchadas con sangre, violencia y maltrato.


El Tratado de Lisboa introdujo en su artículo 13 la obligación a los Estados miembros de la Unión de poner en marcha políticas públicas integrales en defensa de los animales, sobre la base de que los animales son «seres sensibles» y no meras cosas.


Desde el Partido Animalista pedimos la prohibición de estos festejos. En las manos de estos políticos está dar paso a un nuevo modelo de gestión, estudiando alternativas de ocio que podrían sustituir a las becerradas, que ademas del sufrimiento para los animales, dan una lamentable y perjudicial imagen de nuestro país.



FIRMA AHORA