Carta abierta a Joan Ribó, que sigue protegiendo el tiro y arrastre

Raquel Aguilar, coordinadora de PACMA en Valencia, dirige una carta abierta a Joan Ribó, alcalde de Valencia, que sigue protegiendo el tiro y arrastre.

Tiro y arrastre Valencia

Exmo. Sr. Ribó,

Mi nombre es Raquel Aguilar y soy coordinadora del Partido Animalista – PACMA en Valencia. Le escribo esta carta porque, si no lo evita, durante el próximo mes de septiembre tendrá lugar de nuevo el «Concurso de tiro y arrastre Ciutat de València».

Asistí por vez primera a una competición de tiro y arrastre hace décadas, acompañando a mis tíos cuando tan solo era una niña, durante las fiestas patronales de Benicalap, mi barrio. Ver por primera vez cómo golpeaban con tanto odio y violencia a los caballos para que arrastrasen sobre una pista de arena un carro cargado de un peso inmenso, pese a que no podían avanzar, hizo que me fuese horrorizada de allí. ¿Cómo nadie se daba cuenta de que ese animal no podía con su alma? ¿Cómo la gente podía disfrutar viendo aquello? Nunca olvidé esa sensación de impotencia e incomprensión, ni la soledad de los caballos, rodeados de gente que les exigía, a base de palos, lo imposible.

Hace ya un par de años, a raíz de un debate que mantuve con personal de la Federación de Tiro y Arrastre en una televisión local, reviví aquellos momentos y me propuse mostrar a todo el mundo qué pasaba con esos pobres caballos. Desde la Federación me aseguraban que aquel recuerdo de mi niñez era ya algo del pasado. Que el modo de relacionarse con los caballos había cambiado y que ya no se les maltrataba, pero la experiencia me dice que para aquellos que consideran a los animales como objeto de diversión o un modo de obtener beneficio, la opresión y violencia se visten con perversión de una palabra, amor, aunque nada tengan que ver con ella.

Así que decidimos investigar. Desde PACMA documentamos diversos concursos en varios municipios de la Comunitat y, como me temía, por desgracia, no estaba equivocada. Puñetazos, golpes de todo tipo, gritos, insultos… terror, impotencia, soledad… Esa es la realidad del tiro y arrastre que hemos podido ver y que hemos compartido con millones de personas en todo el mundo, que ahora sienten nuestra indignación.

Uno de esos municipios en que documentamos la violencia del tiro y arrastre fue Valencia. Una ciudad en la que hace ya más de 4 años el PP dejó la vara de mando, que tomó usted, el representante de un partido que se hace llamar progresista, pero que en cuestión de tolerancia ante el maltrato hacia los animales no es tan distinto de la más rancia derecha.

Como respuesta a la ola de indignación internacional que ha suscitado nuestra denuncia al tiro y arrastre, y que le apunta como responsable directo por permitirlo, he podido leer en sus declaraciones a prensa que se «suprimirán progresivamente todos los elementos que supongan agresión a los animales», que «hay prácticas que vienen de la cultura que no queremos cerrar de golpe», y que quieren llegar a un «cierto equilibrio entre ir respetando a los animales y entender que hay una serie de costumbres que no puedes cargarte de golpe».

Es vergonzosa la permisividad del consistorio que dirige con el maltrato hacia los animales. Resulta indignante su falta de determinación para terminar con actos bárbaros como el tiro y arrastre que, del mismo modo que quienes lo practican, no encuentra más solidez para su defensa que la tradición. ¿Qué significa ir respetando progresivamente a los animales? ¿Dejar que les peguen con menos intensidad, limitar el número de golpes o que les peguen a escondidas? ¿Por qué todo lo referente a los animales para ustedes es aplazable?¿Por qué siempre hay un «pero»? ¿Por qué siempre se habla de acabar con el maltrato con la boca pequeña?

¿Imagina esas palabras en otros contextos? ¿Por qué no ser valiente y acabar de una vez con la violencia hacia los caballos?

Sr. Ribó, le recuerdo que esta es ya su segunda legislatura y que para lo del «poco a poco» y «progresivamente» llega tarde porque los caballos siguen sufriendo como hace una década, cada mes de septiembre, durante tres interminables fines de semana consecutivos en el cauce del Turia, con el beneplácito de la institución que usted preside.

En el sufrimiento de los animales no hay medias tintas. Ellos sufren y el ayuntamiento puede permitirlo o no. Ya va siendo hora de dejar de un lado las excusas y de posicionarse del lado de las víctimas, los caballos.

En sus manos está que el mes que viene la ciudad de Valencia dé un paso adelante y sea más amable con todas y todos, también con los animales, y deje de permitir el tiro y arrastre.

Atentamente,

Raquel Aguilar | Coordinadora de PACMA en Valencia

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.