Comienza su actividad el mayor macromatadero de Europa

En el polémico matadero de Binéfar, que hoy comienza su actividad en ‘fase de pruebas’, se matarán 32.000 cerdos cada día.

Comienza su actividad el macromatedero de Binéfar

Hoy comienza su actividad en ‘fase de pruebas’ el macromatadero de Binéfar, el más grande de Europa. En él se matarán cada día hasta 32.000 cerdos.

¿Qué supone para el medio ambiente la apertura de esta enorme industria? ¿Cuáles son las condiciones de vida de los millones de animales que se matarán cada año en las instalaciones de Binéfar y de otros mataderos? ¿Cómo afecta el consumo de carne a nuestra salud? ¿Cómo podemos revertir esta situación para salvar el planeta y evitar la muerte de millones de animales?

CONSUMO DE CARNE Y SALUD

En nuestro país se sacrifican para consumo humano más de 900 millones de animales al año. A los habituales cerdos, corderos, vacas o pollos, se suman también caballos, ciervos y gamos. Un inmenso número de animales que supera casi en 20 veces a la población de habitantes con que cuenta nuestro país.

Esto es así a pesar de las recomendaciones de la AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), que aconseja mantener un consumo moderado de carne, o el informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud), según el cual se han observado asociaciones positivas entre el consumo de carne roja y cáncer de colon, páncreas y próstata, y que hay evidencias suficientes para establecer una asociación entre el consumo de carne procesada y la aparición de cáncer de colon y de estómago. Este estudio clasifica el consumo de carne roja como probablemente carcinógeno para humanos (Grupo 2A)  y el consumo de carne procesada como carcinogénico  para los humanos (Grupo 1), mismo grupo en el que se clasifican, por ejemplo, el tabaco o el amianto.

CÓMO VIVEN, SE TRANSPORTA Y SE MATA A LOS ANIMALES 

Pero los problemas que origina la carne no los padecen solo quienes la consumen. La peor parte se la llevan, de manera involuntaria, los millones de animales que pasan sus cortas y duras vidas hacinados en macrogranjas. En ellas sufren situaciones tales como castraciones sin anestesia, cortes de rabos y colmillos, reclusión en espacios en los que ni siquiera pueden darse la vuelta o la obligación de moverse recibiendo descargas eléctricas. Malviven en naves de las que solo salen para ir al matadero.

Precisamente el transporte es otro de los puntos negros en la vida de estos animales. Esos camiones que habitualmente vemos por las carreteras pueden transportar más de 200 cerdos. Animales que según el Reglamento Europeo que regula el transporte de animales podrán permanecer hasta 24 horas sin bajarse del camión, independientemente de que en el exterior haya una temperatura, como en esta ola de calor, de más de 40ºC. Imaginemos cuánto tienen que padecer los animales en esos momentos encerrados entre barrotes de hierro.

 EL ATENTADO CONTRA EL MEDIOAMBIENTE

Además, este volumen de vidas que la industria ganadera utiliza tiene un coste inasumible para el medioambiente. La cantidad de purines que genera la ganadería ha provocado la contaminación de más del 40% de los acuíferos. Esta forma de producción es el principal motor de la deforestación de buena parte de los bosques tropicales para obtener alimento para el ganado (con las consecuencias climáticas que esto ocasiona), y es responsable en buena medida de la crisis climática, al ser fuente emisora de gases de efecto invernadero, hasta el punto de que solamente reduciendo un 50 % el consumo de productos de origen animal en Europa se conseguiría reducir en un 40 % las emisiones de gases de efecto invernadero.

EL MACROMATADERO DE BINÉFAR

Nada de todo esto parece importar a los políticos que lo permiten ni a las grandes empresas que se lucran con el maltrato de los animales y el empeño de un planeta que no les pertenece. Esto ocurre a pesar del rechazo ciudadano que se manifiesta en la formación de diversas plataformas contra las macrogranjas y los macromataderos, como el que se prevé que abra en los próximos días en Binéfar (Huesca). El que viene a ser llamado el mayor matadero de Europa con una capacidad de sacrificio de hasta 32.000 cerdos al día.

Un matadero que ya nace envuelto por la polémica. En sus instalaciones se dará muerte a más de 30.000 cerdos cada día, que llegarán en 150 camiones, y que tiene proyectada una planta depuradora con capacidad para tratar 6.000 m3/día, por lo que si funcionara a pleno rendimiento supondría un gasto de agua de 6.000.000 de litros de agua diarios. Teniendo en cuenta que el consumo medio de agua por persona en el hogar se sitúa aproximadamente en 140 litros por día, este matadero supondría el mismo gasto de agua que 43.000 personas en su hogar. O, lo que es lo mismo, supone un gasto de agua por día cuatro veces superior al que consumirán todos los habitantes del pueblo en el que se ubica.

La Plataforma Stop Macromatadero de Binéfar lleva meses trabajando difundiendo información y organizando concentraciones para llamar la atención sobre el macromatadero que hoy, 1 de julio, comienza su actividad en esta localidad de Huesca.

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.