Cuidado y gestión de colonias felinas: una labor imprescindible y poco valorada

Las colonias felinas son habitualmente gestionadas y controladas por personas voluntarias. ¡Reclamamos apoyo e implicación por parte de las administraciones!

Tres gatos callejeros. A uno de ellos una mano le está dando una bolita de pienso. Superpuesto, el siguiente texto: El cuidado de las colonias felinas, una labor imprescindible y poco valorada.

Miles de personas voluntarias gestionan y cuidan colonias felinas por toda España con muy poca o ninguna ayuda por parte de las administraciones, a pesar de que el bienestar y la seguridad de los animales que viven en un municipio es responsabilidad de su ayuntamiento correspondiente. ¿Has comenzado a cuidar de una colonia de gatos y no sabes qué hacer para mejorar su situación? Aquí te damos algunas claves.

Lo más importante es que las colonias felinas tengan personas responsables acreditadas por el Ayuntamiento para su gestión y cuidado; de esta forma se garantiza el bienestar de los animales que la componen y se evitan problemas de convivencia con los vecinos.

Las colonias felinas y sus cuidadoras

Lo primordial y lo más importante para convertirte en gestora de colonias felinas es contactar con el Ayuntamiento de tu municipio para registrar la colonia y para que te acredite como gestora de dicha colonia. Así estará oficializada y nadie podrá obstaculizar tu labor.

Algunos ayuntamientos colaboran con el voluntariado en el control de las colonias felinas. Recordamos que esto es responsabilidad de los propios consistorios, que deberían dotar a las personas gestoras de los medios necesarios para el control de las colonias de gatos.

Sin embargo, esto no es lo habitual. Tristemente, lo más común es que sean las propias personas voluntarias quienes, con su tiempo y sus propios recursos, se encarguen de alimentar, esterilizar y proporcionar atención veterinaria a los llamados gatos ferales o gatos de colonias (como se conoce comúnmente a los gatos domésticos que no son sociables y que viven en la calle). En ocasiones, cuando los gatos son sociables y las personas cuidadoras ven que podrían adaptarse a una casa, buscan un hogar de acogida o adopción donde estos animales puedan vivir.

Pero sí que es responsabilidad de la administración local llevar un registro de todas las colonias felinas de su término municipal y, de hecho, cada vez más leyes autonómicas de protección animal están incluyendo este punto.

Por tanto, te recomendamos que contactes con tu Ayuntamiento y te informes, ante todo, de cómo se lleva a cabo la gestión de las colonias felinas en tu localidad.

El método CER para las colonias felinas

El método CER (Captura-Esterilización-Retorno) consiste, como sus propias siglas indican, en capturar y esterilizar a los gatos para posteriormente devolverlos a su colonia. Es bastante complicado capturar a los gatos ferales, por lo que es importante contar, al menos al principio, con el asesoramiento de personas expertas. Puedes contactar con alguna protectora cercana a tu municipio para que puedan orientarte al respecto.

Quizá hayas visto a gatos de colonia con una pequeña marca en la oreja, como la de esta imagen:

Cuando se captura y esteriliza a los gatos, con la misma anestesia de la intervención se les realiza un pequeño corte en la oreja, de forma totalmente indolora. Así, las gestoras de las colonias felinas pueden identificar a simple vista qué gatos ya han sido esterilizados, y se evita al animal de nuevo el estrés de la captura y operación.

Anteriormente se empleaba el llamado CES (Captura-Esterilización-Suelta), que no implicaba el retorno del gato a su colonia. Los gatos son animales sumamente territoriales y, para los que viven en la calle, la colonia es su hogar, y el resto de gatos que pertenecen a ella son su familia. Por ello el CER es el único método efectivo, pues garantiza su regreso.

El CER está ampliamente avalado por profesionales de la veterinaria, y es la mejor garantía para la seguridad y el bienestar de los animales y para el control de las colonias de gatos. Algunos ayuntamientos ya lo aplican; si el tuyo no, puedes solicitar una reunión para proponerlo. Es importante contar con un grupo de personas voluntarias o una entidad dispuestas a ponerlo en práctica, ya que así será más fácil que la administración local acceda a ello.

Cómo gestionar colonias felinas: algunos consejos

Es muy importante conocer qué dice la ordenanza municipal de protección animal sobre las colonias felinas, para saber a qué atenernos, ya que su grado de amparo puede variar.

Partiendo de ahí, la gestión de colonias consiste sobre todo en la alimentación, esterilización y asistencia veterinaria de los gatos ferales. Algunas cuestiones importantes a tener en cuenta:

  • Utiliza preferentemente siempre pienso seco, por salubridad e higiene.
  • Intenta que los animales tengan siempre agua fresca y limpia a su disposición.
  • Puedes construir refugios sencillos para el invierno con poliestireno expandido. En las redes sociales encontrarás muchos tutoriales para hacerlo.
  • Acude a la colonia en horas poco concurridas, ya que los gatos estarán más tranquilos para comer y así podrás revisar su estado de salud, por si alguno necesita atención veterinaria.
  • Si hay personas dispuestas, organiza una red de gestoras. ¡Toda ayuda cuenta!

A quienes os desvivís por los gatos de la calle: ¡GRACIAS! Seguiremos luchando a vuestro lado y presionando a los ayuntamientos para que se hagan cargo de sus responsabilidades.

Aquí puedes leer algunos de los casos de inacción por parte de los ayuntamientos en los que hemos actuado:

Comenta:

Cargando comentarios...