Defendemos a los santuarios en la norma propuesta por el Gobierno para núcleos zoológicos

Hemos presentado nuestras alegaciones al próximo Real Decreto de regulación de núcleos zoológicos, para defender realmente a los animales.

Desde PACMA hemos presentado numerosas propuestas de modificación del borrador del Real Decreto de Núcleos Zoológicos. Consideramos que ha sido redactado para beneficiar a los sectores que se enriquecen con la explotación y la muerte de animales. No podemos permitir que los centros que realmente protegen a los animales, como los santuarios, sean ignorados en esta próxima normativa.

El Gobierno, a través de este Real Decreto, pretende regular realidades muy diversas, por lo que su elaboración debería reflejar todas ellas de manera minuciosa. No es posible que se apliquen los mismos artículos a las tiendas de animales, los circos, los zoológicos o las rehalas, que explotan animales por el beneficio económico o la sádica diversión de matar animales; y a los santuarios, que se desviven por rescatarlos y cuidarlos.

Las incongruencias del borrador son numerosas, como el hecho de que la tenencia de animales para el autoconsumo no exija darse de alta como núcleo zoológico, pero sí si la finalidad es rescatar a dichos animales y darles una nueva vida a salvo. Asimismo, aumenta el número máximo de animales permitidos sin autorización de cinco a quince, contribuyendo a que los cazadores tengan rehalas y jaurías con mayor facilidad y menor control. No solo es un claro favoritismo hacia el sector cinegético, sino que es contrario a las leyes autonómicas.

Desde PACMA nos oponemos abiertamente a las actividades y establecimientos que mantengan animales en cautiverio con fines de exposición, exhibición o entretenimiento. Pero, hasta lograr su prohibición, propondremos modificaciones a las normas reguladoras para hacerlas un poco menos injustas.

Al servicio de cazadores y ganaderos

El borrador del Real Decreto está redactado centrándose en los intereses de las personas. Sin embargo, en PACMA creemos que debería perseguir la finalidad de proteger a los animales y lograr su máximo bienestar posible. Así pues, no se debería excluir a la gran mayoría de los animales, como los encerrados en las granjas ganaderas, peleteras, etc., sino que esos animales deberían estar especialmente representados en esta norma. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, como siempre, redacta las normas para defender al sector ganadero, piscícola y cinegético.

La imprescindible labor de los santuarios

Una de nuestras alegaciones básicas es ampliar los tipos y clasificaciones de núcleos zoológicos, ya que es inconcebible que los zoos y los santuarios de animales se rijan por los mismos criterios.

De este modo, exigimos que los santuarios sean entendidos como entidades de protección y defensa de los animales rescatados de la industria ganadera y que gocen de una regulación especial. Actualmente se ven obligados a pasar por los mismos controles que las granjas ganaderas, pero sus habitantes no son esclavos del consumo humano y nunca entrarán en la cadena alimenticia, por lo que no deben ser sometidos a los mismos controles.

Estas son solo algunas modificaciones que hemos presentado, siempre buscando el bienestar real de los animales y la protección de las personas que se esfuerzan cada día por ellos. Una norma que regula los núcleos zoológicos debe ser redactada desde un punto de vista animalista para que sea efectiva. Cualquier otro enfoque convertirá al Real Decreto en papel mojado para legitimar la explotación sin control de los animales y la indiferencia hacia su sufrimiento.

Somos el único partido que defiende a los animales. Mientras que los demás se reúnen con quienes se divierten disparando animales en el monte o torturándolos en una plaza, en PACMA trabajamos cada día para darles el respaldo legal y los derechos que garanticen su bienestar.

Esperamos que nuestras propuestas sean atendidas y aplicadas.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>