Denunciamos el sacrificio ilegal de varios corderos en un edificio de viviendas en Almoradí (Alicante)

Llevamos ante los tribunales el sacrificio irregular de varios corderos en la zona común de un edificio de Almoradí (Alicante).

La Fiesta del Cordero o Aid el Kebir es una horrible tradición, que tiene lugar entre el 31 de julio y el 2 de agosto, en la que cientos de miles de corderos son sacrificados por el rito halal, sin aturdimiento previo al momento de la matanza. Llevamos años exigiendo la prohibición de este cruel rito y, hasta entonces, denunciamos cada irregularidad por la vía jurídica. Por ello, hemos presentado una denuncia ante el Seprona por el sacrificio ilegal de varios corderos en la zona común de un edificio de Almoradí (Alicante).

La ejecución de animales para el consumo humano es una innecesaria crueldad en sí misma, pero es todavía más reprobable cuando se realiza de manera irregular, sin aturdimiento previo, suponiendo un inmenso sufrimiento añadido para los corderos. Eso es precisamente lo que sucedió en un inmueble de Almoradí el pasado julio, donde varios corderos fueron ejecutados en las zonas comunes del edificio sin aplicar ningún aturdimiento antes de su degüelle.

Hemos denunciado los hechos por posible delito contra la protección de la fauna y los animales domésticos, además de constituir un posible delito sanitario.

La cultura o la religión no son excusa para el maltrato animal

No podemos tolerar que se permitan excepciones culturales y religiosas que vulneren la escasa e insuficiente protección que otorga la ley a los animales destinados al consumo. El Reglamento CE 1099/2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza, obliga al aturdimiento previo a la muerte de todos los animales, o a su sacrificio en mataderos si va a realizarse por el rito halal.

Esta excepción permite degollar a los corderos, cortando las venas yugulares, las arterias carótidas, la tráquea y el esófago mientras están plenamente conscientes. Varios estudios demuestran que no alcanzan la inconsciencia profunda hasta pasados 220 segundos de inmensa agonía y dolor.

El sufrimiento de un animal no puede estar supeditado a tradiciones y culturas. La ley no puede seguir permitiendo este tipo de rituales que atacan directamente a las leyes de protección animal y son vergonzosamente permitidos por las administraciones. ¡Exigimos la prohibición del sacrificio por el rito halal!

Comenta:

Cargando comentarios...
?>