La Junta de Andalucía autoriza la matanza de cerdos vietnamitas y cerdolís en Málaga

La Junta de Andalucía ha autorizado las batidas con arco para matar a estos animales, a pesar de que no suponen ningún peligro.

La Junta de Andalucía autoriza batidas de cerdos y cerdolís en Málaga

Una vez más, las administraciones ceden a las presiones de los cazadores y autorizan la caza como método de control poblacional, sin plantearse alternativas éticas. En esta ocasión ha sido la Junta de Andalucía quien ha comenzado a abatir con arqueros a las poblaciones de cerdos vietnamitas y cerdolís en la provincia de Málaga.

Cuando supimos acerca del caso, enviamos un escrito de inmediato a la Junta de Andalucía exigiendo la paralización de cualquier batida de jabalís y cerdos asilvestrados y la elaboración de un protocolo de captura, esterilización y retorno de estos animales como medida alternativa y la única ética.

Pero han hecho oídos sordos a nuestras propuestas y peticiones y han decidido matar a estos animales, a pesar de que no suponían ningún peligro.

Se trata de colonias controladas que estaban siendo atendidas, cuidadas y alimentadas por voluntarias, a pesar del acoso y agresiones por parte de personas de la zona a los animales. Sin embargo, los arqueros autorizados por la Junta ya han comenzado a matar a los cerdos y cerdolís sin que el gobierno andaluz se plantee siquiera una alternativa.

El exterminio de animales, la opción preferida por las administraciones

En el escrito que remitimos a la Junta de Andalucía solicitamos, además, la nulidad de las autorizaciones de caza con arco en núcleos urbanos, rurales y zonas habitadas y que nos hagan llegar los informes técnico-biológicos previos a la declaración de emergencia cinegética, es decir, que acreditan la supuesta superpoblación. Como siempre, no han aparecido ni se conoce quién los ha elaborado.

Es inadmisible que se emplee este método cruel y violento para controlar las supuestas sobrepoblaciones de estos animales, los cuales, como puede apreciarse en las imágenes que las voluntarias nos han hecho llegar, no suponen ningún peligro para la población.

Los animales ya están siendo masacrados por la Junta de Andalucía, que ha decidido, una vez más, optar por ceder a las presiones de los cazadores y darles un fin violento a estos animales. Afortunadamente, dos cerdas pudieron ser rescatadas por las voluntarias y se encuentran en acogida. El resto están siendo exterminados.

Exigimos a la Junta que paralice las batidas y seguiremos trabajando sin descanso para parar esto, y para que la caza deje de ser la única opción de control poblacional que se plantean las instituciones.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>