La movilización del activismo animalista logra que se suspenda la experimentación con animales en Vivotecnia

La presión y la lucha de decenas de entidades animalistas y cientos de personas activistas ha logrado que la Comunidad de Madrid suspenda la actividad investigadora del laboratorio, pero los animales aún no han sido rescatados.

El pasado 10 de abril vivimos un hecho histórico para el movimiento animalista y antiespecista en España. Una investigación de la ONG Cruelty Free International sacó a la luz imágenes espeluznantes de tortura y maltrato hacia los animales del laboratorio Vivotecnia (Tres Cantos, Madrid). Pudimos ver cómo los trabajadores del laboratorio trataban con extrema crueldad y violencia, durante al menos dos años, a los perros, monos, cerdos, conejos, ratones y ratas con los que experimentaban. Las grabaciones son desgarradoras.

«¡Muérete, hijo de puta!, estoy hasta la polla de conejos y conejas»; «Me cago en el puto perro»; «¡Hijo de puta el mono!»; «Déjale que se rompa la columna, no pasa nada»; «¡Cerda psicópata!»; «Aquí está el pito, los huevos deben de estar por aquí»; «Mira, con una mano»; «¿No es más fácil y económico pegarle un cogotazo?»; «Como Hitler, pasajeros al tren», son algunas de las repulsivas palabras del personal de Vivotecnia durante los experimentos, que proferían mientras trataban de forma violenta, cruel y extrema a los animales.

Ante tal aberración, decenas de activistas de decenas de organizaciones nos movilizamos para mostrar nuestra indignación a las puertas del laboratorio Vivotecnia. Allí estuvimos durante dos días, reclamando el cierre inmediato de las instalaciones y el rescate urgente de los animales que continuaban encerrados. Gracias a esta reacción inmediata de santuarios, protectoras, organizaciones y personas particulares, fuimos capaces de generar una presión social que nunca antes se había visto en España sobre la experimentación con animales.

Además del activismo en la calle, varias organizaciones denunciamos este terrible caso de maltrato animal. Desde PACMA presentamos una querella criminal contra el laboratorio y sus responsables y solicitamos la incautación de los animales, para cuya acogida se ofrecieron entidades como el Santuario Vegan, el Centro Rainfer de rescate de primates y la asociación Salvando Peludos.

El domingo 11 de abril la Comunidad de Madrid emitió un comunicado informando de que había ordenado la paralización de la actividad de experimentación del laboratorio y que permitiría el rescate de los animales.

A día de hoy, 10 días después, la Comunidad de Madrid no ha vuelto a ofrecer información oficial, los animales continúan dentro, y nada se sabe del expediente investigador que abrió sobre el laboratorio.

La Comunidad de Madrid deberá explicar si realizó las inspecciones correspondientes en este laboratorio, según la Ley 32/2007. En caso de que sí, deberá justificar cómo es posible que ninguna de estas inspecciones, que deben realizarse sin previo aviso, permitió detectar el trato brutal hacia los animales.

Lo más importante ahora es que los animales sean rescatados, bien por decomiso de la Comunidad de Madrid, bien por orden judicial. Después, las organizaciones que hemos denunciado exigiremos en los tribunales condenas ejemplares para quienes torturaron a los animales y quienes no fueron capaces de detectarlo.

Este golpe a Vivotecnia y a la cruel industria de la experimentación, gracias al trabajo de una organización animalista, es muy importante. Pero solo es el comienzo de nuestra lucha. En palabras de nuestra presidenta, Laura Duarte, «No es un caso aislado, sino una práctica habitual en la experimentación con animales. Es urgente la validación de métodos alternativos de experimentación para poner fin a esta crueldad«. Solo así podremos evitar que se repita este infierno.

#NoALaExperimentaciónConAnimales

Comenta:

Cargando comentarios...