El calor extremo, una inmensa amenaza

Nos enfrentamos a la primera ola de calor del año y debemos extremar las precauciones para evitar peligros a personas, animales y el medioambiente.

Pese a que este verano está siendo peculiar a nivel climatológico, con grandes oscilaciones térmicas y episodios puntuales de altas temperaturas, hoy comienza la primera ola de calor oficial en España, debido a una masa de aire cálido procedente del norte de África. Desde hoy, miércoles 10 de agosto, hasta principios de la próxima semana, los termómetros experimentarán una escalada continua y superarán los 45 grados en algunos puntos, con mínimas de hasta 25ºC. Debemos extremar las precauciones, sobre todo entre el viernes y el domingo, cuando se registrarán las máximas en esta ola de calor.

Es solo una prueba más de que nos enfrentamos a una crisis climática que pone en peligro nuestra supervivencia a largo plazo. Los graves cambios que estamos provocando en el planeta tienen efecto directo en el clima, aumentando el riesgo de fenómenos extremos como olas de calor, inundaciones, sequías o ciclones tropicales.

El crucial informe de la IPCC sobre la crisis climática

Ayer mismo la IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) publicó su último informe sobre la crisis climática, estableciendo que «Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Han ocurrido cambios rápidos y generalizados en la atmósfera, el océano, la criosfera y la biosfera«. De nuevo, y con un amplio consenso científico, alertan de que el impacto de los seres humanos está agravando la crisis climática de manera drástica, indicando que muchos de los cambios producidos serán «irreversibles durante siglos e incluso milenios«. António Guterres, el secretario general de las Naciones Unidas, declaró a raíz de este informe que «Si unimos fuerzas ahora, podemos evitar una catástrofe climática. Pero tal y como muestra el informe de hoy, no hay tiempo para retrasos ni espacio para excusas«.

La lucha contra la crisis climática es más urgente que nunca y nos enfrentamos a un punto de no retorno que podría condenar o salvar al planeta, nuestro único hogar.

Precauciones durante una ola de calor

Ante temperaturas tan elevadas, el peligro aumenta y debemos tomar precauciones para evitar golpes de calor, tanto para nosotros y nosotras como para nuestros animales y el medioambiente.

  • Evitar exponerse durante las horas centrales del día (12.00-18.00h).
  • Beber muchos líquidos para evitar la deshidratación, tanto en personas como en animales.
  • Evitar comidas copiosas.
  • No realizar ejercicio ni esfuerzos físicos en las horas de máximo calor.
  • Proteger especialmente a personas mayores, con enfermedades crónicas y menores.
  • No realizar quemas de rastrojos ni barbacoas que puedan provocar un incendio.
  • No pasear a los animales en las horas de máximo calor y proteger sus almohadillas.
  • Colocar bebederos para ayudar a los animales silvestres.
  • En caso de golpe de calor, acudir a profesionales sanitarios y veterinarios.

Comenta:

Cargando comentarios...