Este 8M es más necesario que nunca

La pandemia ha agravado la brecha de género, pero seguiremos luchando para reconquistar cada logro hasta la igualdad real.

Las mujeres llevamos décadas reivindicando la igualdad, exigiendo el reconocimiento que nos corresponde en todos los ámbitos y coronando cada meta con el esfuerzo de todas y cada una de nosotras. Luchando cada día por las mujeres que nos precedieron y por las niñas que heredarán nuestros logros. Sin embargo, la pandemia ha supuesto un retroceso en muchos de los hitos conseguidos. La terrible crisis sanitaria que todavía sufrimos ha devenido en una crisis económica que, de nuevo, se ha cebado especialmente con las mujeres.

Durante el confinamiento ha aumentado más la brecha de género. Las mujeres, que ya realizábamos tres cuartas partes de las horas de trabajo doméstico no remunerado, tuvimos que asumir una mayor carga de cuidados. Además, ha ocurrido algo que provoca escalofríos solo con pensarlo: muchas mujeres se vieron encerradas entre cuatro paredes con su maltratador.

«Todo por lo que trabajamos, que ha tomado 25 años, podría perderse en un año».

Anita Bhatia, directora ejecutiva adjunta de ONU Mujeres

La pandemia ha agravado el desempleo y la temporalidad, pero también ha quemado a las mujeres que se han dejado la piel para protegernos a todos y todas de la COVID-19: doctoras, enfermeras, encargadas de la limpieza y desinfección de los hospitales, cajeras, cuidadoras… Trabajos ampliamente feminizados que han cargado con gran parte del peso de esta crisis y todavía siguen haciéndolo.

En PACMA reivindicamos el feminismo y la inclusión como pilares para una sociedad más libre e igualitaria para todas y todos, y trabajamos para conseguirlo. Proponemos políticas efectivas de igualdad, reales y concretas, como la formación especializada en violencia machista de todos los estamentos de la Justicia, los protocolos de detección precoz en el ámbito sanitario, la formación específica en la materia de todas las personas profesionales que intervengan en el proceso educativo o las unidades policiales especializadas disponibles las 24 horas.

El animalismo debe ser feminista. Debemos luchar contra cualquier forma de opresión y debemos reivindicar la igualdad y la no discriminación como ejes de nuestra causa. Nuestra lucha está formada fundamentalmente por mujeres. En PACMA reconocemos cada día el compromiso, el arrojo y la valentía de quienes cuidan de las colonias felinas, en su mayoría mujeres; del voluntariado de las protectoras, en su mayoría también formado por mujeres; de quienes rescatan animales explotados en los santuarios, en una gran parte mujeres también.

Este año no estaremos en las calles, pero estaremos en todas partes. Uniremos nuestras voces a las de todas las mujeres, reivindicando juntas, con sororidad y un año más, una sociedad más justa y libre de violencia machista.

Comenta:

Cargando comentarios...