La agonía de veinte caballos en Menorca

Prácticamente abandonados en un solar, se sospecha que fueron utilizados durante las fiestas del Jaleo menorquín, muy criticadas por su crueldad hacia los caballos.

PACMA está siguiendo muy de cerca la situación de una veintena de caballos ubicados en una finca de Maó (Menorca) después de que el partido conociera la lamentable situación, cercana al abandono, en la que se encuentran. Activistas de PACMA en las Islas Baleares fueron alertados del estado de cuatro yeguas en la zona y se trasladaron a las afueras de la mencionada finca para conocer el estado real de los animales.

La imagen fue desoladora: un grupo de 20 caballos encerrados en un solar donde en lugar de pasto, había herrajes y cristales rotos. Además, carecían de toda posibilidad de cubrirse del sol y, a primera vista, no había un lugar del que pudieran beber agua. Los animales estaban famélicos, con garrapatas y sarna por todo el cuerpo.

Después de tomar fotos para una posible denuncia, los activistas del partido se dirigieron al SEPRONA para denunciar los hechos. La sorpresa fue conocer que los agentes tenían conocimiento de la situación de los animales, pues habían recibido llamadas informando del mismo caso. Tras conversar con la Guardia Civil, estos aseguraron que se pasarían por el lugar con un veterinario.

PACMA continuó haciendo un seguimiento de los caballos que, al día siguiente, fueron trasladados a otro solar cercano en el que ya disponían de alimento, aunque el estado famélico de las yeguas seguía siendo el mismo. Posiblemente, la vida de estas yeguas sea aún peor y estén dedicadas a la cruel cría de caballos para alquilarlos durante las fiestas. Los activistas siguen muy pendientes del día a día de estos animales, para ver cómo evolucionan.

El casi abandono no es el único sufrimiento al que han estado abocados estos caballos, ya que se sospecha que fueron utilizados durante las fiestas del Jaleo menorquín. Esta actividad fue denunciada por PACMA y levantó las críticas de un amplio sector de la sociedad por el tremendo estrés al que son sometidos los caballos, animales altamente sensibles.

Comenta:

Cargando comentarios...