La caza no funciona y este es el porqué

A pesar del aumento de los permisos de caza y el número de ejecuciones, los animales siguen reproduciéndose exponencialmente. Un informe prueba que la caza no funciona.

La caza no es efectiva para controlar poblaciones. Así lo ha demostrado un nuevo informe de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) basado en los datos de la Generalitat sobre la población de jabalíes en Cataluña. El informe responde a una promoción por parte de la Consejería de Agricultura de la Generalitat para fomentar la caza de jabalíes. A pesar de los esfuerzos de administraciones y cazadores por acudir a las armas para reducir el número de jabalíes, la población no ha hecho más que multiplicarse y hoy es cinco veces más numerosa que hace veinte años.

De hecho, la caza está produciendo el efecto contrario al que persigue. Los cazadores ejecutan a los animales en las zonas forestales, lo que provoca que el resto de jabalíes se desplace hacia zonas urbanas, ampliando sus hábitats. En los entornos próximos a las ciudades, los jabalíes encuentran campos reforestados y acceso fácil a desechos orgánicos generados por el ser humano, a lo que se suma la ausencia de predadores naturales como el lobo y la prohibición de cazar, por lo que cuentan con un entorno muy favorable para la reproducción. El número de ejecuciones debidas a la caza no está pudiendo compensar las buenas condiciones de habitabilidad y reproducción que les ofrecen los entornos próximos al hombre.

Además de poder cuestionar la ejecución de animales por su dudosa moralidad, la caza genera problemas medioambientales por la contaminación de los perdigones de plomo y los cartuchos que muchos cazadores abandonan en el campo y que son un veneno para los animales que se topan con ellos.

jabali, boar

Vacunas contra la reproducción descontrolada

En colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona, FAADA está apoyando la puesta en marcha de un experimento para regular las poblaciones desde la raíz del problema: la reproducción descontrolada. Para ello, en los próximos cuatro años van a vacunar a 50 jabalíes con GonaCon, una sustancia que retrasa su edad reproductiva y reduce la producción de hormonas sexuales, evitando el desarrollo del óvulo y del espermatozoide. Además, esta vez la vacuna se aplicará no sólo a las hembras, sino también a los machos. De este modo, se evitará que se dispersen hacia otros territorios buscando hembras para reproducirse.

El método sigue el ejemplo de varios experimentos publicados en la revista American Journal of Reproductive Immunology que demostraron la efectividad del control de la natalidad en 85 especies diferentes.

Si quieres conocer los detalles de esta prueba piloto de control de la natalidad, lee aquí la entrevista realizada por FAADA al responsable del proyecto.

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.