La ganadería, posible causante de los incendios que asolan Asturias

La modificación de la Ley de Montes en 2017 permite el aprovechamiento del terreno calcinado para pasto y desde entonces los incendios han aumentado.

Decenas de focos incendian el monte asturiano, patrimonio de todos y todas y hogar de miles de animales. Es una tragedia que se repite cada año, mientras las administraciones siguen mirando hacia otro lado. Ante esta inacción, hemos enviado un escrito al consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias reclamando medidas urgentes de prevención y que pongan todos los medios necesarios para identificar a las posibles personas responsables de este atentado contra la naturaleza.

Desde hace años, siempre en la misma época, decenas de incendios se producen a la vez en Asturias. Estadísticamente, el 80% de los incendios tienen como origen el factor humano y en PACMA tenemos claro el motivo de esta ola incendiaria. Hasta 2017, la superficie quemada era acotada y su aprovechamiento quedaba prohibido. Sin embargo, por presión del sector ganadero, en noviembre de 2017 se incluyó una modificación de la ley que permitía a los ganaderos disponer libremente de estas áreas calcinadas para crear pastos. No es una casualidad que el monte asturiano esté ardiendo.

Los bosques son patrimonio de todos y todas, son parte de nuestro paisaje, son imprescindibles en la lucha contra la crisis climática, son nuestro pulmón, pero sobre todo son el hogar y refugio de cientos de miles de animales, muchos de los cuales mueren calcinados entre las llamas provocadas.

Desde PACMA hemos enviado un escrito al Principado de Asturias para exigir la derogación inmediata de la modificación de la Ley de Montes, para que prohíban de nuevo el aprovechamiento de toda superficie quemada, lo que disminuiría en gran medida estos ataques contra la naturaleza. Del mismo modo, las administraciones deben poner todos los medios necesarios para la prevención y vigilancia, asegurando así que esta medida sea eficaz. Según aseguraba Miguel Garrido, secretario de la Asociación Profesional de los Agentes del Medio Natural del Principado de Asturias, al medio El Comercio, «No se está estableciendo la vigilancia preventiva y disuasoria del plan especial«, añadiendo que «hay cuatro brigadas de investigación, con dos agentes de medio natural y un bombero cada una, pero de las ocho plazas de agentes cinco están sin cubrir«. Es una vergüenza y no podemos permitirlo.

Comenta:

Cargando comentarios...