La nueva Ley de Protección Animal de Castilla-La Mancha solo protege a cazadores y ganaderos

Castilla-La Mancha solo ha escuchado al sector ganadero y cinegético para elaborar la vergonzosa Ley de Bienestar Animal y blindar el maltrato.

La Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha ha publicado la Ley 7/2020 de Bienestar, Protección y Defensa de los Animales, una norma injusta que, lejos de proteger a los animales, solo garantiza que quienes los explotan y matan puedan seguir haciéndolo legalmente. Una vez más, han demostrado su absoluta indiferencia hacia el bienestar animal y su apoyo hacia los cazadores y ganaderos.

Para empezar, la ley no se aplica a la fauna silvestre, especies exóticas, aves de cetrería, animales de producción, empleados en espectáculos y festejos taurinos, en experimentación ni encerrados en zoológicos. El ámbito de aplicación ya deja totalmente desprotegida a la gran mayoría de animales del territorio.

Además, establece como finalidad «asegurar el bienestar de los animales, proporcionándoles la protección que les corresponde por su condición de seres sintientes«. ¿En base a qué criterios jurídicos, científicos y éticos unos son sintientes y deben ser protegidos y otros son explotables y no merecen ni la más mínima protección legal? Es indignante y vergonzoso. En PACMA defendemos que toda vida es valiosa y todos los animales deben ser cuidados, respetados y protegidos.

Han ignorado nuestras propuestas de verdadera protección animal

Hace meses presentamos nuestras propuestas al anteproyecto de ley de las Cortes de Castilla-La Mancha, ya que el borrador tenía enormes carencias y no protegía en absoluto a los animales. No solo no han incluido ninguna de nuestras modificaciones, sino que han añadido las presentadas por el PSOE y el PP, ambos partidos representando a los cazadores y exigiendo prácticamente que no se aplique la Ley de Protección de los Animales a los perros de caza, para que puedan seguir explotándolos, abandonándolos, haciéndolos criar, maltratándolos y matándolos con total impunidad.

Incluso la Asociación Española de Rehalas ha alabado la nueva ley de falsa protección animal, ya que el borrador establecía la obligación de esterilizar a los perros para prevenir el abandono pero, finalmente, da carta blanca a los rehaleros para que sigan explotando a las perras, criando sin control y abandonando o ejecutando cuando ya no los consideren útiles.

La vergonzosa Ley está plagada de excepciones que favorecen a los cazadores y ganaderos. Aquí podéis leer algunas:

  • Prohibido abandonarNo se considerará abandono, en el caso de los perros de guarda y protección del ganado, cuando realicen estas funciones en el campo«).
  • Obligación de proteger a los animales de agresiones y peligrosLa acción de cazar, no se considera a estos efectos situación de peligro ni maltrato, incluidos los animales auxiliares del cazador«).
  • Prohibido disparar o agredir a los animales con armas de fuego, de aire o gas comprimido, ballestas, arcos, armas blancas o cualquier otra que ponga en riesgo su vida (a excepción de todo lo recogido en la Ley de caza de Castilla-La Mancha).
  • Prohibida la sujeción de animales a vehículos de motor en movimiento, («salvo en los casos de galgos en los que el animal esté sujeto en la parte delantera del vehículo y la velocidad del mismo no supere los 15 km/hora«).

Castilla-La Mancha tenía la oportunidad de demostrar un verdadero compromiso con los animales, incluso de hacer historia aceptando nuestra propuesta de prohibir la tauromaquia, una de las mayores y violentas aberraciones de nuestro país. Pero han escogido ceder ante los intereses del sector de la caza, la tauromaquia y los ganaderos, perpetuando el maltrato animal y dejando totalmente desprotegida a la inmensa mayoría de animales de la comunidad autónoma.

Una vez más queda demostrado que PACMA es el único partido que defiende a los animales y que los demás y las administraciones no tienen la menor intención de alzar la voz por ellos.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>