Los cazadores tienen secuestrados nuestros montes

La terrible muerte de Jack, un perro que fue disparado por un cazador mientras paseaba por un camino con su familia, es una consecuencia dramática de la violencia y los peligros de la caza.

Los cazadores son un peligro y tienen secuestrados nuestros montes

La caza es una actividad cruel y peligrosa que mata a millones de animales cada año, condena a una vida miserable a miles de perros, secuestra nuestros montes y es un peligro para todas las personas. El último ejemplo de esto es la terrible y violenta muerte de Jack, un perro que paseaba tranquilamente con su familia el pasado sábado por un camino en Torrelles de Llobregat (Barcelona) cuando fue disparado mortalmente en la cabeza por un cazador, a solo unos metros de distancia.

Un cazador sin escrúpulos, uno de los miles que tienen nuestros montes secuestrados escopeta en mano, arrebató cruelmente la vida a Jack. Su familia quedó destrozada.

Desde PACMA llevamos muchos años denunciando que los cazadores son peligrosos. Se trata de gente armada que disfruta matando; gente armada que llama deporte a abatir animales a tiros.

La mayor parte de la superficie de España es cinegética

Muchas personas desconocen que la práctica totalidad del territorio español es superficie cinegética; es decir, territorio dominado por los cazadores. Según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, un 86% de la superficie de nuestro país es cinegética. Esto significa que, en un 86% de nuestro entorno natural (que nos pertenece a todas las personas y del que deberíamos poder disfrutar), está permitido cazar.

Son cifras apabullantes, pero reflejan una realidad: que los cazadores tienen nuestros montes y nuestra naturaleza secuestrados, y que, cuando salimos a disfrutar de ellos, puede sucedernos algo tan terrible como lo que le pasó a Jack. De hecho, según datos del propio Gobierno de España, entre enero y septiembre de 2020 51 personas fallecieron y 605 fueron heridas por disparos de caza en nuestro país.

Es vergonzoso e inadmisible que las administraciones sigan permitiendo, financiando y fomentando una actividad que tiene consecuencias dramáticas como estas, y que además nos impide disfrutar de nuestro entorno natural.

Más datos escalofriantes, de nuevo, del Ministerio de Agricultura: España tiene una superficie de 50 millones de hectáreas, y la caza está permitida en 43.392.866 de ellas. Además, en todo el territorio nacional existen 689 granjas cinegéticas, según los últimos datos completos, correspondientes al año 2017.

Las granjas cinegéticas son la gran baza de los cazadores, y por eso su existencia se mantiene prácticamente oculta. En esta noticia te contamos más sobre estos lugares; en ellos, se crían animales como perdices, conejos, jabalís y más animales con el único objetivo de soltarlos para que los cazadores los puedan matar.

Las instituciones y los cazadores usan a menudo la excusa de la sobrepoblación de ciertas especies para perpetuar esta cruel actividad; la existencia de estas granjas desmonta esas excusas.

Desde PACMA hemos llevado a cabo una intensa labor de documentación y difusión de esta realidad. Nuestro objetivo es la prohibición por ley de la caza; una actividad violenta, cruel y peligrosa, que siembra muerte y destrucción y que tiene consecuencias dramáticas, como la triste pérdida de Jack.

No descansaremos hasta que la caza sea delito.

Comenta:

Cargando comentarios...