No podemos permanecer impasibles

La sistemática financiación ilegal y el nivel de degradación moral al que ha llegado la actual casta política-empresarial empuja a cualquier persona de bien a tomar partido para pedir una regeneración ética de los estamentos del Estado.

No podemos permanecer impasibles

No sólo están desmontando pieza por pieza el estado del bienestar que tanto costó construir, sino que la misma corrupción es parte de la maquinaria de derribo que se está usando. La privatización de los servicios básicos, la recalificación del medio natural para constructoras, el nepotismo, el sustento de la tauromaquia con fondos públicos… todo ello ha sido usado (y posiblemente siga siéndolo) como contrapartida a los pagos y sobornos que el tejido corrupto y mafioso de los grandes empresarios y banqueros ha utilizado para comprar la voluntad y beneplácito del PP.

No olvidamos tampoco al PSOE y el caso de los ERE en Andalucía, donde otros mafiosos jugaron y se repartieron los fondos destinados al sustento de las capas más vulnerables de la sociedad, aquellos que han perdido su trabajo y dependen de las ayudas sociales.

Corrupción es la palabra que describe el estado de nuestro país. CIU chapoteando entre corrupción en Cataluña, Navarra con dirigentes imputados por cobros de comisiones y sobres escondidos en agujeros (como en las mejores películas de mafiosos), la trama Gurtell engarzada entre la clase política valenciana, Matas y compañía en Baleares, fotos con narcos y la macro estafa de Pescanova en Galicia… y la Casa Real, que también arrastra sus portadas en los periódicos, día si día no, DNI aquí, fincas allá, Urdangarin en todos lados.

Por todo ello, desde el Partido Animalista -PACMA- llamamos a la sociedad española a un ejercicio de profunda reflexión y análisis.

¿Nos merecemos estos gobiernos que nadan en las cloacas del poder, ajenos a las necesidades reales de la población?

¿Hay salida o simplemente nos queda callar y seguir tragando?

Tenemos que terminar con este perpetuo estado de corrupción en el que llevamos viviendo los últimos 20 años.

Nosotros pensamos que hay opciones de salida a esta Crisis de corrupción moral que nos ha llevado posteriormente a la crisis financiera. Dejar de apoyar a los partidos corruptos y denunciar públicamente que no estamos dispuestos a seguir soportándolos es un buen comienzo.

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.