Nos posicionamos contra la destrucción del Bosque de Volpelleres, en Sant Cugat: se han desoído hasta 3 alternativas

La construcción de un nuevo edificio para la escuela La Mirada hace peligrar la existencia de una gran parte del pulmón verde de Sant Cugat del Vallès.

Mostramos públicamente nuestra preocupación por la actual situación del Bosque de Volpelleres, que podría perder unas 15 de sus más de 120 hectáreas por la edificación del nuevo emplazamiento de la escuela La Mirada, cuyo alumnado da clases actualmente en barracones, lo que lleva años provocando quejas. Se trata del principal “pulmón verde” de la ciudad, por lo que los vecinos han mostrado un importante desacuerdo con esta destrucción parcial. 

Dimitri Defranc, candidato por PACMA a las elecciones municipales de Sant Cugat del próximo mes de mayo, explica que, desde PACMA, reivindicamos “la lucha vecinal por conservar el bosque”, y nos preocupa la “falta de soluciones dadas a las familias”, a pesar de que SOS Bosc Volpelleres habría presentado hasta tres alternativas para construir la escuela sin tocar el área del bosque.

Estamos convencidos de que la solución al problema de la escuela o de cualquier equipamiento no tiene y no debe pasar por la destrucción de los pocos espacios naturales que aún nos quedan en este municipio. También pensamos que es positivo salvar lo que queda de bosque y las especies que habitan en él, así como preservar la muy necesaria calidad del aire.

Por eso, es nuestra intención luchar para llegar al gobierno municipal en las próximas elecciones municipales y crear un blindaje efectivo para todos los ecosistemas de la ciudad, más allá de las actuales leyes y normativas. Esto, sumado a buscar una alternativa real para la escuela en línea de lo reivindicado por los vecinos y ecologistas.

Falta de interés e implicación política

Creemos que este espacio ya ha sufrido las consecuencias de la falta de planificación del tripartito ERC-PSC-CUP y hacemos un llamamiento al Ayuntamiento de Sant Cugat para aceptar la escucha de una solución alternativa para la escuela sin destruir el bosque. Asimismo, instamos a la alcaldesa, Mireia Ingla, a no seguir enfrentando a los vecinos como arma política y a no menospreciar a los activistas medioambientales, y la exhortamos a encontrar una ubicación alternativa a la escuela en el menor tiempo posible.

Hasta el momento, PACMA es el único partido que se habría posicionado frontalmente a favor del bosque sin perder la preocupación por las familias que están siendo afectadas por la situación. Esperamos que en los próximos meses más partidos se unan a esta lucha. 

Actualmente, las obras se encuentran paralizadas debido a la imposición de medidas cautelares del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Nº10 de Barcelona que, tras un recurso de la Associació per a la Defensa i l’Estudi de la Natura a Catalunya (ADENC), han suspendido la aprobación final para el trasplante de árboles y arbustos necesarios y como evidencia de que, de materializarse la acción, “se produciría una afectación medio ambiental que no tendría posibilidad de reparo en sus estrictos términos, suponiendo la destrucción definitiva de parte del medio tal y como se lo conoce, por lo que a pesar del interés social en la realización de la construcción, en concreto la instalación de un centro educativo, se sobrepone el derecho a un medio ambiente adecuado”.

Comenta:

Cargando comentarios...