Otro verano de incendios forestales con recursos y protocolos insuficientes

Reclamamos una mayor dotación de recursos públicos para las labores de extinción y la implantación de nuestro plan de evacuación para animales en catástrofes y situaciones de emergencia.

Tras los incendios de la Sierra de la Culebra (Zamora) y de Arguedas (Navarra), otro fuego asola España, esta vez la comarca de las Hurdes, en Cáceres, y que también ha saltado a Castilla y León. El incendio ha quemado ya 2.500 hectáreas de la provincia extremeña y 100 pertenecientes a la provincia de Salamanca.

Ya se han evacuado varios núcleos de población y se prevén más evacuaciones, por lo que ya hay muchas personas afectadas. Los efectivos, insuficientes, trabajan sobre el terreno y las labores de extinción se prolongarán durante varios días. Desde PACMA reclamamos una mayor dotación de recursos para estos casos.

Los animales, las víctimas ignoradas

Como siempre, los animales son los eternos olvidados en estas catástrofes. No existen protocolos de evacuación para ellos, pese a que en estos casos sufren la destrucción de sus hogares, y muchos mueren calcinados.

En 2017, presentamos a todas las comunidades autónomas nuestro plan para la evacuación de animales en catástrofes y situaciones de emergencia. Llevamos años reclamando la necesidad de que se implanten planes y protocolos de evacuación para estos casos, y una vez más fuimos nosotros quienes dimos el trabajo hecho al resto de partidos políticos.

Solicitamos su implantación. Los animales también son víctimas de catástrofes y, por la crisis climática, cada vez lo serán más.

Urge una mayor dotación de recursos públicos para estas catástrofes

Desde PACMA lamentamos profundamente el daño que se está causando tanto a nuestra fauna como a nuestra flora, y reclamamos una mayor dotación de recursos, tanto para las labores de extinción de los incendios como para la evacuación de personas y para la implantación del protocolo de evacuación para animales.

Es inadmisible que los recursos públicos sean insuficientes y que los profesionales trabajen bajo condiciones precarias. La emergencia climática que vivimos agravará aún más estas situaciones y la sociedad debe estar preparada para ello.

Comenta:

Cargando comentarios...