PACMA denuncia: los festejos taurinos a puerta cerrada son ilegales

Desde PACMA exigimos al ministro de Cultura que tome las medidas necesarias para impedir la realización de estos festejos a puerta cerrada.

Los festejos taurinos a puerta cerrada son ilegales

En estas últimas semanas hemos sabido, a través de la información publicada por diversos medios, que los taurinos están intentando conseguir la celebración de sus festejos a puerta cerrada, sin público, con el objetivo de retransmitirlos para televisiones y plataformas.

Saben que la continuidad de su actividad violenta está en peligro e intentan por todos los medios encontrar cualquier fórmula con la que poder seguir torturando animales.

En PACMA, mientras esperamos a que el Gobierno prohíba la tauromaquia, estamos analizando constantemente todas las posibilidades legales para intentar impedir que los taurinos puedan seguir matando animales.

Como se demuestra en un informe jurídico que hemos remitido hoy mismo al ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, la celebración de festejos taurinos a puerta cerrada y sin público es legalmente inviable.

Hemos instado al ministro de Cultura a tomar las medidas administrativas necesarias para impedir la realización de estos festejos a puerta cerrada.

Además, exigimos, en consecuencia, la paralización de cualquier tipo de autorización para la celebración de eventos taurinos sin público.

La ley es clara: no se pueden celebrar festejos taurinos sin presencia de público

La legislación que regula la celebración de festejos taurinos exige que la presencia de público sea uno de los pilares indispensables para la celebración de dichos festejos. Por tanto, la celebración de espectáculos taurinos sin público, a puerta cerrada, con el único fin de su retransmisión, no puede autorizarse.

Son dos las normativas que regulan estos festejos: el Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos, y la Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos. En base a ambas normativas, no se permite el desarrollo de dichos festejos sin la presencia de público en la plaza.

En el Reglamento mencionado se especifica claramente que el desarrollo del espectáculo «se ajustará en todo a los usos tradicionales», siendo estos los premios o trofeos para los espadas, que son, entre otros, la vuelta al ruedo y la concesión de una o dos orejas, elementos que, como se especifica asimismo en la normativa, deben llevarse a cabo atendiendo «a los deseos del público que así lo manifieste con sus aplausos».

Por tanto, si no hay público, el desarrollo del espectáculo no se ajusta a los «usos tradicionales», y como tal no puede celebrarse.

Combatimos las artimañas de los taurinos

Es vergonzoso que los taurinos intenten ahora saltarse sus propias normativas, las que regulan sus propios espectáculos de tortura y crueldad, para buscar por todos los medios la forma de poder seguir con su actividad. Además, en una situación de crisis sanitaria como en la que nos encontramos, sus intentos de vulnerar la legislación son aún más graves.

Mientras los taurinos intentan saltarse las normas, desde PACMA seguimos trabajando para combatir sus artimañas y vamos a tomar todas las medidas necesarias para evitar cuantos festejos podamos, mientras el Gobierno no prohíba esta actividad violenta, que rechaza la mayoría de la sociedad.

Mañana recuperamos nuestra cita de Misión Abolición, esta vez como acción virtual, a través de las redes sociales, para exigir al PSOE y a Podemos que trabajen en la prohibición de la tauromaquia y que dejen de planear cómo rescatar al sector taurino sin que se entere la sociedad.

No pararemos hasta acabar con esta lacra, y mañana demostraremos que la sociedad está de nuestro lado, que es el de todos los animales.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>