PACMA denuncia: Marina, una gata de una colonia felina de Alicante, en estado crítico después de ser rociada con poliuretano

Marina, que así se llama la gata, se encuentra ingresada y en estado crítico, luchando por recuperarse. Desde PACMA lo denunciamos de inmediato a la Guardia Civil.

Una gata en estado crítico tras ser rociada con poliuretano

En la noche del lunes 12 de octubre personas voluntarias de la asociación Gatos Porteños de Alicante se encontraron con un suceso horrible. Marina, una gata de una colonia cuidada y atendida por ellos en el puerto de Alicante, y a la que no veían desde hacía días, apareció con el cuerpo cubierto de poliuretano. Alguien le había rociado con esta sustancia química, causándole heridas y una grave infección. Su cuerpo estaba infestado de gusanos.

Ante un horror de tal magnitud, nos pusimos a trabajar de inmediato y ya hemos denunciado estos hechos antes la Guardia Civil. Exigimos que se busque a los culpables para que puedan ser investigados por un delito de maltrato animal.

La cola de Marina tuvo que ser amputada debido a la infección que presentaba, y actualmente se encuentra ingresada y en estado crítico, luchando por recuperarse.

La situación precaria de los gatos de las colonias

Esta es la realidad a la que se tienen que enfrentar las personas que atienden y cuidan colonias felinas. Esta es la realidad a la que se enfrentan los gatos de la calle para poder sobrevivir. La inacción de las administraciones, que dejan todo el peso de los cuidados en manos de asociaciones y particulares, también contribuye a esta precaria situación, y a que horrores como el de Marina tengan lugar.

En PACMA no dejamos de trabajar para presionar a los ayuntamientos, para que implanten el método CER (Captura-Esterilización-Retorno) con la colaboración de las asociaciones, para que asuman el cuidado de los animales que viven en la calle y para que persigan estos sucesos debidamente.

Sucesos así no pueden quedar impunes

Casos como el de Marina no pueden quedar impunes. Los animales que viven en la calle están desprotegidos, y las penas que se imponen a los maltratadores son insuficientes. Una persona que realiza un acto así contra un animal es un peligro para toda la sociedad, y ya es hora de que las instituciones se den cuenta y actúen al respecto.

El endurecimiento de las penas por maltrato animal debe ser una prioridad, y la protección de los animales que viven en la calle, un deber para todos los ayuntamientos.

Desde PACMA recordamos a las administraciones públicas locales que es su deber garantizar el bienestar de los animales que viven en su municipio, y que es su responsabilidad atender a los animales de la calle.

Por Marina, por todos los gatos que son víctimas de sucesos terribles y están a merced de los maltratadores, por todos los que luchan por sobrevivir en la calle gracias a las cuidadoras; seguiremos trabajando por ellos.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>