PACMA documenta el Toro de Jubilo más bochornoso de la historia: «Es falso que se haya desarrollado sin incidentes» ­ ­

Documentamos este horrible festejo, en el que el toro salió ya del cajón con la boca ensangrentada y cayó desplomado a los pocos minutos. La Guardia Civil terminó echando a nuestro equipo de grabación.

Desde PACMA hemos documentado la celebración del Toro de Jubilo de Medinaceli, en Soria, que tuvo lugar durante la noche de este sábado 12 de noviembre. Tomaremos medidas legales contra la organización del evento por lo que fue un espectáculo esperpéntico colmado de irregularidades. Es falso, como afirman algunos medios de comunicación, que se desarrollase sin incidentes. En las imágenes se aprecia cómo el animal salió del cajón con la boca ensangrentada y cayó desplomado a los pocos minutos. 

Desde el principio, todo fue mal. Es lo que se aprecia en nuestras imágenes, que documentan el comienzo y transcurso de la fiesta hasta que, una vez tumbado el toro en el suelo, la Guardia Civil comenzó a echar a las cámaras. Puede que este sea el Toro de Jubilo más bochornoso que hayamos grabado.

Llega un momento en el que las llamas superan el metro de altura, y la densidad del fuego es tanta que el animal solo da embestidas cortas y pasos erráticos. Salió del cajón con la boca ensangrentada y la lengua fuera, y tardaron más de doce minutos en amarrarlo al pilón y embolarlo. Tardó otros doce minutos en deshacerse de las bolas. En las imágenes se puede ver cómo gran parte del suelo se encontraba lleno de brasas. 

«Después de quitarse las bolas, han tirado la pirotecnia como todos los años, y han seguido dándole algunos pases. Luego intentaron meterlo de vuelta a toriles, pero como no quería entrar, han sacado un cabestro sin éxito. Durante este tiempo, uno de los alambres que llevaba en los cuernos para sujetar las bolas se ha soltado y se le iba enredando en una pata, así que no podía caminar bien«, explican los testigos de nuestro equipo de grabación.

A los veinte minutos de haberse apagado las bolas, como era imposible hacerle entrar, intentaron ensogar de nuevo al toro y en ese mismo instante cayó desplomado. En ese momento se ve que hiperventila y le tiemblan las piernas. Cuando le sacaron de la plaza parecía que todavía respiraba, pero después se les atascó en el callejón. No pudimos obtener imágenes de este momento debido a las crecientes amenazas de los participantes al notar la presencia de la cámara, que terminaron en la expulsión del equipo por parte de la Guardia Civil.

No pudimos certificar, por tanto, si el animal falleció posiblemente de un infarto porque no nos permitieron estar presentes. Procederemos a valorar medidas legales. Es realmente impresionante que aún se permita celebrar algo así en nuestro país.

Comenta:

Cargando comentarios...