PACMA y varios colectivos animalistas reclaman que se prohíba el tiro al pichón en la nueva Ley de Protección Animal de Euskadi

El Gobierno vasco está preparando la futura Ley de Protección Animal autonómica, y el PP habría presentado una enmienda para que impedir la prohibición del tiro al pichón. No lo consentiremos.

Numerosas entidades animalistas reclamamos al Gobierno vasco que el polémico «tiro al pichón» quede tajantemente prohibido por la nueva Ley de Protección de Animales de Compañía que se está tramitando en la comunidad autónoma. En las últimas semanas se ha venido desarrollando un movimiento en redes sociales que pretende movilizar a la ciudadanía con esta causa a raíz de una presunta enmienda presentada por el Partido Popular para impedir su prohibición.

Según denuncia la organización «Mis Amigas Las Palomas» (MALP), el Partido Popular habría presentado una enmienda buscando evitar que la actividad deportiva quedase prohibida por esta nueva legislación; una petición que lleva años escuchándose a raíz de las decisiones tomadas en el resto de países europeos que ya no la permiten, así como otras comunidades autónomas españolas.

El tiro al pichón está actualmente permitido en Euskadi por una Ley desfasada que data del año 1993. Consiste en el lanzamiento al aire de una paloma viva, ya sea manual o mecánicamente, para posteriormente dispararle. Existen, según MALP, unas 50 personas federadas en la comunidad autónoma, que es una de las pocas de toda Europa que sigue permitiendo esta modalidad deportiva. Según una sentencia emitida en Galicia en 2017, ni siquiera puede considerarse una actividad cinegética.

Los colectivos de protección animal y PACMA llevamos años esperando la actualización de una Ley vasca que no protege a los animales. Lo mínimo que se espera de una Ley que entre en vigor en el año 2022 es que no permita vergüenzas nacionales como el tiro al pichón.

«¿Esto sigue siendo legal todavía?», se puede leer en comentarios emitidos por los usuarios de las redes sociales ante un acto que consiste en lanzar animales desorientados al aire para abatirlos. Si bien se interpreta que la mayoría de los pichones son criados en cautividad y, presumiblemente, no han volado en su vida hasta el momento del lanzamiento, en algunas competiciones se presentan como capturados en el medio natural y mantenidos hasta el torneo, lo cual también podría vulnerar la Ley 9/2021, de 25 de noviembre, de conservación del patrimonio natural de Euskadi, que determina que está prohibida la posesión y comercio de especies silvestres.

Seguiremos muy pendientes de este caso desde PACMA.

Comenta:

Cargando comentarios...