Presentamos nuestras alegaciones al Anteproyecto de Ley de Biodiversidad de Canarias

Como siempre, trabajamos para garantizar la protección legal de todos los animales, en este caso de las Islas Canarias.

Desde PACMA defendemos fehacientemente que todos los animales tienen sensibilidad física y psíquica, por lo que merecen nuestra consideración y respeto. Por ello, hemos presentado propuestas animalistas para que el Anteproyecto de Ley de Biodiversidad de Canarias garantice la protección de todos los animales de las islas.

Aunque el texto del Anteproyecto es muy criticable, gracias a la presión del ámbito animalista hemos logrado un avance. En la versión presentada por el Gobierno canario en marzo se establecía que: “Los gatos asilvestrados que se encuentren en terrenos cinegéticos y carezcan de identificación visible, tendrán la consideración de especie cinegética en todas las islas”. Esta disposición ha sido eliminada y no se permitirá la caza de gatos.

Algunas de nuestras propuestas

  • Sustituir el término «invasoras«, que criminaliza a los animales, por “exóticas o alóctonas. También solicitamos descartar medidas como la “erradicación”, para incluir en su lugar medidas de gestión éticas. Las especies mal catalogadas como invasoras han sido arrancadas de sus hábitats naturales para ser importadas, en la mayoría de los casos, con fines comerciales. Desde PACMA proponemos un control y una gestión ética de sus poblaciones, mediante métodos que no impliquen, en ningún caso, su sacrificio.
  • Reconversión de los zoológicos, acuarios y otros recintos con animales que no tengan como finalidad su cuidado, recuperación, custodia, reintroducción o mantenimiento, en santuarios, centros de recuperación y rescate o reservas. En los parques zoológicos se mantienen cautivos a los animales fuera de su hábitat, en contra de su naturaleza, con fines de exposición, exhibición y entretenimiento para los humanos. Están encerrados en ambientes artificiales, con pocos estímulos, sin oportunidad de huir de la mirada del público, y carecen de espacio suficiente para desarrollar sus necesidades y comportamientos naturales. Los animales cautivos desarrollan con frecuencia patrones de comportamiento anómalo como las estereotipias, el sobreacicalamiento o las automutilaciones, debidos a la inactividad, a la frustración, al hostigamiento de los visitantes y a la pérdida de vida en grupo social o de estatus solitario.
  • Prohibir la actividad cinegética. Una ley cuya finalidad es la conservación de la biodiversidad de Canarias, la conservación de los hábitats, poblaciones y especies silvestres, por coherencia, debe prohibir la caza. Cada año, cuando termina la temporada de caza, miles de perros utilizados como herramientas de caza son abandonados y matados de maneras terribles: ahorcados, tirados en pozos, quemados… Las condiciones en las que muchos cazadores mantienen a estos animales en los meses previos a la caza, como venimos denunciando desde hace años, son terribles. Muchos de estos animales se encuentran en estado de semiabandono en los barrancos de nuestras islas. Cazadores y galgueros mantienen a miles de perros hacinados en diminutos cheniles, en los que apenas reciben la luz del sol, permanentemente atados a cuerdas y cadenas de pocos centímetros, con escasa comida y agua insalubre, sin recibir atención ni cuidados veterinarios. Lamentablemente, las administraciones siguen mirando hacia otro lado.

Desde PACMA reiteramos la urgente actuación de la administración contra la actividad cinegética que provoca daños irreversibles en la naturaleza, mata millones de animales al año y es responsable del maltrato de miles de animales utilizados como una mera herramienta de caza.

Comenta:

Cargando comentarios...