Presentamos un informe y solicitamos una reunión para exigir al Ayuntamiento de Sevilla la abolición de las calesas tiradas por caballos

Llevamos años documentando el maltrato que sufren los caballos obligados a tirar de los carruajes en Sevilla y hemos elaborado un detallado informe que prueba su crueldad

Desde PACMA llevamos años reclamando que se prohíban los carruajes turísticos a tracción animal en toda España. Se trata de una actividad anacrónica que implica el sometimiento, maltrato y humillación de los caballos, que sufren cargando pesos muy superiores al que pueden soportar, bajo temperaturas elevadísimas en verano y en unas condiciones impensables. Hemos elaborado un detallado informe en el que argumentamos las numerosas irregularidades que se cometen y explicamos por qué las calesas de Sevilla son un claro maltrato hacia los equinos. Para defender nuestra postura y exigir la abolición de esta práctica, hemos solicitado al Ayuntamiento sevillano una reunión.

La crueldad de los coches de caballos en Sevilla

En PACMA sabemos que obligar a animales a tirar de carruajes llenos de personas es maltrato animal, pero lo hemos demostrado con pruebas irrefutables. ¿El resultado? Jornadas de trece horas de explotación continuada, sin alimento, con escasa agua, a temperaturas de más de 40ªC… Caballos desplomados del esfuerzo realizado, abandonados sin vigilancia, patinando en el asfalto resbaladizo y, en muchos casos, muertos de extenuación.

Si nos ceñimos a la normativa de protección animal en Sevilla, la mera existencia de las calesas vulnera lo que dicta la ley. Según esta, se prohíbe someter a los animales a cualquier práctica que les irrogue sufrimiento y emplearlos en actividades que supongan para ellos sufrimiento, dolor o ser objeto de tratamientos antinaturales. Es prácticamente la definición de los carruajes tirados por caballos.

Además del maltrato físico y psicológico que sufren los animales, hemos recopilado numerosas muestras del entorno que rodea esta atracción turística: coches y caballos abandonados en pleno centro de Sevilla, golpes en plena calle, caballos desplomados ante los turistas, cocheros que triplican la tasa de alcohol, cocheros que dan positivo en drogas, caballos desbocados que arrollan a personas… Estas deplorables noticias han llenado titulares durante los últimos años. Para mayor agravio, las personas turistas que han utilizado este terrible servicio han publicado multitud de críticas y reseñas avergonzándose del trato que sufren los animales.

Nuestras propuestas

Desde PACMA no solo exigimos la prohibición del cruel servicio de transporte de tracción a sangre, sino que proponemos alternativas que serán beneficiosas para los animales y para todo el municipio.

Los coches de caballos pueden ser sustituidos por calesas eléctricas u otros vehículos similares y sostenibles. Actualmente las licencias en vigor no llegan al centenar, por lo que es perfectamente factible la reinserción laboral de las personas afectadas y de los conductores, con planes de formación y fondos estatales del Ayuntamiento para el fomento del empleo, además de las prestaciones de protección de desempleo y la inclusión en bolsas de trabajo municipales.

Ya es hora de sacar el maltrato animal de las calles de Sevilla. En otras ciudades, como Barcelona, se ha abolido este servicio; también en Málaga está en proceso de desaparición. Sevilla no puede seguir a la cola en bienestar y protección animal y así lo defenderemos en la reunión que acabamos de solicitar al Ayuntamiento.

Comenta:

Cargando comentarios...