¿Qué pasa con los animales en el nuevo estado de alarma?

Hemos enviado un escrito al Gobierno para que contemple con urgencia el cuidado de animales como actividad sin limitación de movilidad.

El Gobierno vuelve a ignorar a los animales y a quienes los cuidamos. Ya en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, con el que se declaraba por primera vez el estado de alarma como medida para frenar el avance de la COVID-19, se obvió casi todo lo referente al cuidado de animales. Ayer entramos de nuevo en estado de alarma y el Gobierno central se ha vuelto a olvidar de los animales en el Real Decreto. Por ello, le hemos enviado un escrito exigiendo que reconozca el cuidado de animales como una excepción a las restricciones a la movilidad.

Que no se repita marzo

En la redacción del Real Decreto del primer estado de alarma, como suele ocurrir con todos los partidos políticos, el Gobierno de PSOE y Podemos se olvidó de los animales. Salvo alguna especificación sobre los servicios veterinarios, quienes dedican su vida y su tiempo a cuidar de los animales se encontraron perdidos y abandonados.

Desde PACMA trabajamos desde el primer momento para intentar paliar las deficiencias de las administraciones y autoridades, presionando y exigiendo apoyo para las protectoras, las personas cuidadoras de colonias felinas, las que conviven con perros en su hogar, las que se encuentran en una situación de sinhogarismo y comparten su vida con un animal y cualquiera que nos pidiese ayuda.

Para todo el equipo de PACMA fue una maratón. Recibíamos cientos de consultas diarias, que intentábamos solventar pese a no tener la autoridad precisa. Impelamos al Gobierno, a la Dirección General de Derechos de los Animales, a los Ayuntamientos… Pocas veces nos ofrecieron facilidades, pero no desistimos porque la situación era crítica.

Nos llegaban alertas de toda España e incluso del extranjero: cuidadoras a las que no dejaban acudir a sus colonias, gatos encerrados en parques urbanos vallados, pavos reales buscando comida por las calles de las ciudades, personas a las que multaban por salir con sus perros a unos metros de casa, animales encerrados en cheniles al no dejar entrar al voluntariado, repatriaciones que pretendían el abandono de animales…

Cada caso que nos llegaba era un reto al que enfrentarse y no parábamos hasta solucionarlo.

El Gobierno repite los errores

Ayer, 25 de octubre, se publicaba en el BOE un nuevo Real Decreto declarando el estado de alarma en España, esta vez mucho menos severo. Sin embargo, el Gobierno ha demostrado una vez más que no le importan ni le preocupan los animales y de nuevo solo reconoce las urgencias veterinarias como actividad exenta de limitación.

En PACMA somos conscientes de la gravedad de la situación que vivimos en España y en todo el mundo a causa de la pandemia y estamos de acuerdo en la necesidad quedarnos en casa el máximo tiempo posible para frenar la curva de contagios. Pero los animales no pueden quedar desatendidos y condenados a morir.

Actividades como la alimentación y cuidado de colonias felinas suelen realizarse a altas horas de la noche y de manera individual, por lo que no suponen un peligro de contagio. Asimismo, muchas personas terminan su jornada laboral a las 22:00 horas y no pueden sacar antes a sus perros. Otras personas tienen que trasladarse de una comunidad autónoma a otra para atender a animales bajo su responsabilidad y ya nos están llegando muchas consultas al respecto.

Por ello, exigimos al Gobierno que se pronuncie, que reconozca el cuidado de animales como una excepción a la limitación a la movilidad y que no deje en manos de la cada comunidad autónoma legislar al respecto.

Deben garantizar la atención a los animales y aprender de los errores cometidos durante la primera ola. Por nuestra parte, abogamos a la responsabilidad de la ciudadanía y a salir de casa solo lo indispensable.

Saldremos adelante y seguimos trabajando por todos los animales.

Comenta:

Cargando comentarios...
?>