Ribó veta a las protectoras para ocuparse de la recogida de animales abandonados en Valencia

Denunciamos que las condiciones actuales vetan el acceso al concurso a las protectoras de animales, al pedir, por ejemplo una fianza de 30.000€.

Perro cachorro en un refugio de animales

PACMA ha pedido por escrito Joan Ribó, alcalde de la ciudad de Valencia, que retire el anuncio de contratación del servicio de recogida de animales, asistencia veterinaria y apoyo integral a los Centros Municipales de Acogida de animales de Benimàmet y Nazaret, y que los pliegos de condiciones sean reformulados para que sean las entidades de protección animal quienes se hagan cargo de los animales abandonados o maltratados de la ciudad de Valencia. Creemos que son necesario más medios para luchar contra el maltrato y abandono de animales en la ciudad. Sin embargo, el presupuesto para este concurso es menor que el que se había destinado hasta la fecha.

Queremos evitar que una empresa que se lucre con el sufrimiento de los animales acabe haciéndose con la gestión de los refugios y el servicio de recogida de los animales abandonados, tal y como ha pasado en otras poblaciones como Gandía. Desde que el pasado 23 de marzo se hicieran públicas las condiciones respecto a la contratación del servicio de recogida de animales abandonados de la ciudad de Valencia, el Partido Animalista junto a protectoras y asociaciones de defensa animal, se pusieron en pie de guerra contra la Concejalía de Bienestar Animal, a la que acusan de un “total desconocimiento” de la realidad de las protectoras de animales, y de “facilitar el acceso al servicio a las perreras con un pliego de condiciones imposible de superar por una protectora”.

El pliego de contratación especifica claramente que quien sea adjudicatario del servicio se encargará de todos y cada uno de los servicios, desde la recogida de los animales al mantenimiento de los refugios, pasando por la recepción de los visitantes o la eutanasia de los perros y gatos, aportando el consistorio únicamente un veterinario supervisor, y que el Ayuntamiento ha redactado unas condiciones dirigidas en exclusiva a empresas que trabajan con la administración y que impiden a las protectoras de animales que opten al servicio, como una fianza de 30.000€, volumen de negocio superior a 100.000€ o certificados ISO 9001 y 14001.

Lamentamos que el paso del tiempo haya provocado que Joan Ribó se olvide de sus promesas electorales, ya que se comprometieron a acatar la recomendación legal que aconseja que los municipios trabajen preferiblemente con protectoras y no con perreras, ya que las primeras respetan la vida de los animales y las segundas los sacrifican.

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso y la política de cookies.

×