Seis meses de prisión, que no se cumplirán: la sentencia por la muerte de Yaco por disparos de caza

En 2015, Yaco, un perro de 10 años, falleció disparado por un vecino cazador. Lo denunciamos, y ahora, la sentencia condena al responsable a seis meses de prisión.

Un perro de aguas negro ensangrentado. A la derecha, la frase: 6 meses de prisión que no se cumplirán: la sentencia por la muerte de Yaco por disparos de caza

En julio de 2015, denunciamos desde PACMA el caso de Yaco, un perro que murió disparado por un cazador junto a su casa en La Puebla de Cazalla (Sevilla). Ahora, casi seis años después, el responsable ha sido condenado a seis meses de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de los mismos durante tres años, y a 6.000 euros de indemnización a la familia en concepto de responsabilidad civil.

Sin embargo, debido a la legislación actual, se le ha suspendido la pena de prisión a condición de que no vuelva a delinquir y al pago de la indemnización.

No dejamos de trabajar en casos como este, a veces durante años, como es el caso, pero lamentablemente las penas son ridículas para quienes maltratan animales. La legislación actual evita que las personas condenadas por maltrato animal con dos años o menos de prisión vayan a la cárcel, y quienes maltratan se saben impunes.

Muerto por tres disparos de una escopeta de caza

Yaco era un perro mayor, de 10 años, tranquilo, alegre y cariñoso, que un día de julio de 2015 salió de su casa en la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla mientras su familia aparcaba el coche.

De pronto, y casi de inmediato, la familia de Yaco escuchó unos disparos y uno de sus miembros salió inmediatamente a buscar al perro. Lo encontró en el suelo, herido, y a un vecino limpiando la sangre del suelo. A pesar de la atención veterinaria que recibió con urgencia, no fue posible salvar la vida de Yaco.

La autopsia practicada con posterioridad probó que el fallecimiento de Yaco se produjo debido a las múltiples lesiones causadas por tres disparos de escopeta, llegando incluso algunos de los proyectiles a entrar por los oídos y por la boca del animal.

El vecino, aficionado a la caza, ya había manifestado en otras ocasiones que dispararía a cualquier animal que se acercase a su parcela, y se defendió diciendo que no sabía de quién era Yaco.

Seis meses de prisión, que no pisará

La sentencia considera probado que esta persona disparó a Yaco con la clara intención de matarlo, y le ha condenado a seis meses de prisión. Aunque celebramos que se le haya condenado, debido a la vergonzosa legislación actual este individuo no pisará la cárcel.

Desde PACMA, como sabéis, no dejamos de denunciar casos terribles como el de Yaco y de luchar contra el maltrato animal. Sin embargo, poco podemos hacer frente a una legislación que no castiga a quien maltrata y da muerte de esta forma, a sangre fría, a un animal; una legislación para la que las vidas de animales como Yaco no valen nada.

Es urgente una reforma del Código Penal para que las penas por maltrato animal se endurezcan. Los animales no pueden esperar más; lo llevamos diciendo muchos años.

Por Yaco, por todos los animales víctimas de maltrato; desde PACMA seguiremos trabajando. Ahora es el turno del actual Gobierno de actuar frente al maltrato, y no seguir siendo cómplice de la impunidad de los maltratadores.

Comenta:

Cargando comentarios...