#STOPGranjasDePulpos: debemos frenar esta aberración

No faltes a la concentración, frente al ayuntamiento de Las Palmas, este sábado a las 12.00 h, para exigir la paralización del proyecto.

Toda actividad de explotación animal es terrible y supone un enorme maltrato para los animales, pero la avariciosa e inmoral industria sigue diseñando nuevos mecanismos para extraer hasta el último euro de beneficio a costa de las vidas de sus víctimas, los animales. El último disparate es la apertura de la primera granja de pulpos del mundo, en Las Palmas de Gran Canaria, programada para este verano. ¡No lo podemos permitir! Por eso hemos convocado una concentración, a la que se han adherido decenas de entidades, para exigir la paralización de este proyecto sin sentido. Este sábado, 5 de febrero, nos vemos a las 12.00 (hora canaria) ante el ayuntamiento de Las Palmas para exigir #STOPGranjasDePulpos.

Los pulpos, animales inteligentes y complejos

Un equipo de expertos ha examinado más de 300 estudios científicos y elaborado el informe Review of the Evidence of Sentience in Cephalopod Molluscs and Decapod Crustaceans, publicado por The London School of
Economics and Political Science
en noviembre 2021. Concluyen que «los pulpos son seres sensibles y hay pruebas científicas sólidas de que pueden experimentar placer, emoción y alegría, pero también dolor, angustia y daño«.

La doctora Elena Lara, directora de investigación de CIWF y autora de Cría intensiva de pulpos: una receta para el desastre, asegura que «los pulpos son animales complejos, inteligentes, son animales increíbles que necesitan interactuar con el medio ambiente y, por lo tanto, las granjas, que se caracterizan por ser inhóspitas, estériles, no son sitios adecuados para ellos«.

Cualquiera que haya visto el documental «Lo que el pulpo me enseñó«, ganador de un premio Oscar, es consciente de que estos cefalópodos son animales magníficos. Pero, además, sus características y comportamiento imposibilitan su cría en granjas intensivas. Estas son las 8 razones para detener esta locura, según la Dra. Elena Lara:

  1. Los pulpos son solitarios por naturaleza: el hacinamiento y las altas densidades de las granjas de cría intensiva crean condiciones deficientes para su bienestar y aumenta el riesgo de agresión y territorialismo que, a su vez, puede ocasionar el canibalismo.
  2. Los pulpos son muy curiosos e inteligentes: son extraordinariamente inteligentes, naturalmente curiosos, manipulan y controlan su entorno… Esto hace que se aburran en lugares inhóspitos, controlados, estériles y sin estímulos.
  3. Su dieta carnívora es insostenible para su cría en cautividad: entre el 20% y el 25% de los peces capturados se utilizan para fabricar harina y aceite de pescado, que sirve de alimento para peces carnívoros criados en piscifactorías. Los pulpos son carnívoros, lo que supone una presión adicional insostenible para las poblaciones de peces y aumenta los problemas de seguridad alimentaria de las regiones donde se encuentran las principales fábricas industriales de estas harina.
  4. Apenas se conocen sus complejas necesidades en materia de bienestar o del sufrimiento que pueden tener si se crían en cautividad: nunca se han criado pulpos de este modo, es probable que sus necesidades de bienestar no se satisfagan adecuadamente.
  5. Son criaturas frágiles a las que es muy fácil dañar: no tienen un esqueleto interno ni externo que les proteja, pueden sufrir lesiones por el contacto con un manipulador o por interacciones agresivas con otros pulpos. Al desplazarse mediante propulsión pueden sufrir lesiones al chocar con las paredes de los tanques o de las jaulas.
  6. No existe ningún método científicamente validado para el sacrificio sin crueldad de pulpos: los capturados en libertad son apaleados en la cabezas, les seccionan el cerebro, los asfixian en una red o congelan en hielo. Aún no se han desarrollado alternativas que garanticen que los pulpos estén inconscientes antes de ser sacrificados.
  7. No existe legislación que proteja el bienestar de los pulpos en las granjas: ni europea ni nacional, los pulpos se encuentran totalmente desprotegidos frente al sufrimiento y a los crueles métodos de sacrificio.
  8. La cría de pulpo es incompatible con las directrices estratégicas para el desarrollo sostenible de la acuicultura de la UE: instan a que la acuicultura deje de depender de la harina y del aceite de pescado que se fabrican a partir de peces salvajes.

Estas son solo 8 de las infinitas razones para paralizar este despropósito. Este sábado, te esperamos en Las Palmas de Gran Canaria para exigir #STOPGranjasDePulpos. Si no puedes acudir, no pierdas de vista nuestras redes, organizaremos una acción online para apoyar la concentración a distancia.

Comenta:

Cargando comentarios...