fbpx

Valencia clama por los 72 animales que serán ejecutados durante las Fallas

“No trabajamos por las próximas elecciones, trabajamos por las próximas generaciones”, dijo Silvia Barquero en un emotivo discurso ante cientos de personas.

Valencia se convirtió el pasado sábado en un clamor social que reclamaba cambios políticos para frenar una masacre que se repite cada año. Cientos de personas acudieron a la concentración convocada por el Partido Animalista para exigir el fin de la violencia en las Fallas. Setenta y dos animales serán ejecutados para celebrar las Fiestas de las Fallas en una actividad cruel que cuenta cada año con mayor rechazo social como lo demostraron los asistentes al acto de ayer en la Plaza de la Virgen de Valencia. Impresionaba ver todos sus nombres sobre el suelo. “Estamos aquí para poner fin a esta barbarie. Nadie dijo que fuera fácil. Queremos un cambio muy profundo y radical en la manera que la sociedad tiene de relacionarnos con los animales. Pero no estamos aquí para trabajar en las próximas elecciones, estamos trabajando en las próximas generaciones“, dijo a los asistentes la Presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero, en un discurso cargado de emoción.

El fin de la muerte de miles de animales en los festejos españoles requiere de un cambio político. La coordinadora de PACMA en Valencia, Raquel Aguilar, habló a los asistentes desde el corazón y explicó el nulo interés de las administraciones valencianas en poner fin a la barbarie. Ni siquiera han querido escuchar a los que piden unas fiestas sin sangre. Ninguno de los partidos con representación en las Cortes Valencianas ha pedido el fin de la tauromaquia en ninguna de sus formas en todo este tiempo.

La Diputación Valenciana, con mayoría progresista (PSPV-PSOE, Compromís, Esquerra Unida, València en Comú-Podem), promueve y practica la violencia hacia los animales desde la Plaza de toros, el Museo Taurino y su Escuela Taurina financiada con dinero público. PACMA puso de manifiesto que la actividad desarrollada por esas escuelas taurinas, con la connivencia de la Diputación de Valencia y el Ayuntamiento, contraviene tratados internacionales como la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 firmado por Naciones Unidas. También la “Ley de protección de la infancia y adolescencia”. Aunque esta ley protege la integridad física de los menores, es transgredida cuando las administraciones promueven que los menores pongan en peligro su vida y su integridad en la práctica de la violencia taurina. El propio Consell de la Generalitat (PSPV-PSOE y Compromís, con el apoyo de Podemos) planean aprobar una modificación del reglamento de bous al carrer que facilite la realización de “clases prácticas” por parte de menores en dichas escuelas taurinas.

 

Comenta:

Cargando comentarios...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.