Valencia se queda sin la mostra de cine pero seguirá «disfrutando» de corridas

La crisis que España sufre desde hace años no fue problema para que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, autorizara en agosto de 2010, la inversión de más de 2.5 millones de euros para la reforma de los aseos y escaleras de la plaza de toros de la ciudad. Pero ayer no le tembló el pulso al anunciar que suspende «sine díe» la Mostra Internacional de Cine de Valencia “en aras de los ajuste económicos necesarios”.

Valencia se queda sin la mostra de cine pero seguirá "disfrutando" de corridas

El pasado miércoles 28 de septiembre la alcaldesa de Valencia anunció que suprime el certamen, de 32 años de historia, debido a la situación económica que atraviesa el ayuntamiento. Los 1,7 millones de euros de presupuesto con los que contaba el festival, serán destinados “a cosas más necesarias”. Sin embargo, el pasado mes de marzo, quedó reinaugurada la plaza de toros de esta ciudad, con un gasto cifrado en más de 2,5 millones de euros. Por las palabras de Barberá se puede entender que, para el consistorio valenciano, era de urgente necesidad la remodelación del coso taurino.

El Ayuntamiento de Valencia se esfuerza, usando para ello el dinero de nuestros impuestos, en mostrar al mundo una ciudad escaparate de sufrimiento, tortura y muerte de animales inocentes, pero anula y suprime el enriquecimiento cultural de un festival de cine como la Mostra, que nos presentaba, a nivel internacional, como puente entre culturas, generadora de conocimiento, entretenimiento y reconociendo a Valencia como una de las ciudades españolas comprometidas en el desarrollo del sector cinematográfico.

Cabe destacar que, según la organización de la Mostra, la inversión del 2010 se tradujo en 1,9 millones de beneficio para la ciudad, gracias, entre otros factores, a los 30.000 espectadores que congregó y los 397 periodistas acreditados.

 

Comenta:

Cargando comentarios...