Protección estratégica de especies para la conservación de espacios naturales: el lobo

Difunde esta información y ayúdanos

El lobo ibérico es una subespecie única y un depredador clave en los ecosistemas de la península ibérica. Controla las poblaciones de herbívoros y mesodepredadores, favoreciendo la biodiversidad y mejorando los sistemas vegetales e hidrológicos. Con su capacidad de autorregularse mediante la territorialidad y la supresión reproductiva, no necesitan control humano en condiciones naturales. El lobo es, sin duda, una joya de nuestra naturaleza, esencial para el equilibrio ecológico.

Distribución histórica:

Hasta el siglo XIX, los lobos estaban repartidos por casi toda la Península Ibérica, con una población estimada de entre 7.000 y 9.000 ejemplares en un área de aproximadamente 440.000 km² en España. Sin embargo, durante el siglo XX, especialmente entre las décadas de los 50 y 70, la población de lobos sufrió una grave regresión debido a la persecución humana y la fragmentación de su hábitat. Para finales del siglo XX, la población había quedado reducida a unos 82.000 km², concentrándose mayormente en el noroeste de la península y con enclaves residuales en el centro y sur de España, donde eventualmente desaparecieron.

Desde finales del siglo XX, ha habido una lenta recuperación parcial del lobo en la Península Ibérica, impulsada por el aumento de sus presas y una disminución en la persecución directa por parte de los humanos. A pesar de esta recuperación, la población de lobos sigue estando limitada al noroeste de España y ha perdido diversidad genética. Estudios realizados entre 1986 y 2014 han mostrado que la superficie ocupada por los lobos es solo un 30% de su distribución histórica. La población actual se estima en unos 1.500 a 2.000 ejemplares, con una mayor concentración en Castilla y León y Galicia. Para una verdadera recuperación, sería necesario que los lobos volviesen a las áreas históricas fuera del noroeste español, restaurando así sus funciones ecológicas cruciales.

Pérdida de variabilidad genética:

La población de lobos en la Península Ibérica, aislada de otras poblaciones europeas, sufre de fragmentación y altos niveles de endogamia en el noroeste, reduciendo su diversidad genética y haciéndolos más vulnerables a problemas genéticos. Los investigadores, al comparar los haplotipos mitocondriales de lobos históricos y modernos, encontraron una disminución de 10 a 6 haplotipos, con la extinción de uno en Sierra Morena. Alberto Fernández-Gil, biólogo del CSIC, advierte que esta pérdida genética puede tener graves consecuencias para la especie, aumentando la incidencia de enfermedades severas y potencialmente llevando a una depresión por endogamia grave.

Efecto de la caza furtiva sobre la especie: (lazos, disparos, venenos…)

En España, el uso de cebos envenenados ha sido una causa conocida de muerte no natural para los lobos desde el siglo XIX, motivado principalmente por los daños que causan a la ganadería. Las principales amenazas actuales para los lobos incluyen la persecución directa mediante veneno, lazos, disparos y otras técnicas de caza. La falta de sanciones administrativas en los cotos de caza donde se encuentran animales envenenados fomenta la impunidad, dificultando la solución del problema.

En la última década, el crecimiento de la población de lobos se ha ralentizado, estableciéndose en la Comunidad de Madrid y llegando hasta Guadalajara, mientras que la población de Sierra Morena está al borde de la extinción. Entre 1993 y 2017, se registraron 133 muertes de lobos por veneno, principalmente en Castilla y León, Asturias y Galicia. La persecución ilegal del lobo no solo afecta a esta especie, sino también a otras especies amenazadas. Reducir el conflicto entre ganaderos y lobos es esencial, mejorando la protección del ganado y las medidas de vigilancia para combatir el uso de veneno.

La caza ilegal y la persecución humana son las principales causas de mortalidad del lobo, impidiendo que muchos ejemplares alcancen la vejez. Estudios han mostrado que la mayoría de las muertes de lobos se deben a disparos, atropellos y expolio de camadas. L. M. Barrientos, un experto en el tema, indicó que la mayoría de los lobos muertos en su estudio fueron cazados ilegalmente. Estos hallazgos sugieren que la persecución del lobo en España responde más a razones culturales que económicas, subrayando la urgente necesidad de medidas efectivas para proteger a la especie y asegurar su supervivencia a largo plazo.

Fragmentación de hábitats:

Una de las principales causas de mortalidad de los lobos en España, junto con el furtivismo, son los atropellos, que se han incrementado hasta su inclusión en el LESPRE. Aunque es difícil cuantificar el impacto exacto del veneno, se reconoce que los atropellos son una de las causas más significativas. En el norte de Madrid, en la carretera de Burgos (A-1), se ha identificado un punto negro debido al alto tráfico y la falta de medidas correctoras en las infraestructuras, lo que ha resultado en la muerte de varios lobos y ha influido en su dispersión hacia Segovia y Guadalajara.

Otro punto crítico es la A-52, especialmente en el tramo de Benavente a Galicia, atravesando la Sierra de la Culebra. Esta autovía, abierta hace más de dos décadas, carece de mantenimiento adecuado, con vallas bajas y pasos de fauna obsoletos, lo que facilita los atropellos. A pesar de las alertas y la información proporcionada al Ministerio de Fomento, las medidas correctivas no se han implementado adecuadamente. Este problema persistente de atropellos demuestra la necesidad urgente de mejorar las infraestructuras para proteger a la población de lobos.

Muertes naturales e hibridación:

Las enfermedades infecciosas y parasitarias, como la sarna, la leishmaniosis y la leptospira, tienen un impacto significativo en las poblaciones de lobos, afectando su condición física, productividad y supervivencia. Aunque se ha confirmado que estas enfermedades son la causa de muerte de algunos lobos, especialmente cachorros, el número real podría ser mayor debido a la dificultad de encontrar cadáveres o la muerte de individuos debilitados por causas humanas. Estas enfermedades son a menudo transmitidas por perros domésticos o callejeros, que representan una amenaza considerable para los lobos.

Otra amenaza grave para los lobos es la hibridación con perros, lo que puede ocurrir cuando la población de lobos está fragmentada y reducida. Los apareamientos entre lobos y perros dan lugar a híbridos fértiles, poniendo en riesgo la identidad genética del lobo. Esta situación es particularmente preocupante en regiones donde los machos alfa son cazados furtivamente, lo que debilita la cohesión de la manada y aumenta la posibilidad de hibridación. En España, ya se han registrado casos de manadas hibridadas, lo que subraya la gravedad de esta amenaza.

Ganadería:

El ganado y los lobos han coexistido en el territorio español durante milenios. Sin embargo, en las zonas donde el lobo desapareció o se hizo menos presente, las prácticas de manejo y protección del ganado se descuidaron. Al regresar el lobo después de años de ausencia, la falta de protección adecuada facilita los ataques al ganado, exacerbando el conflicto con los humanos y comprometiendo la expansión y recuperación de esta especie.

En regiones sin lobos, la presencia de perros abandonados, perros de caza y otros pequeños depredadores aumenta, causando daños al ganado. Estos daños, no compensados por el Estado, a menudo se atribuyen falsamente a los lobos para obtener indemnizaciones. Esta práctica, alimentada por la picaresca española, genera un odio injustificado hacia los lobos, dificultando su conservación. Por tanto, invertir en la prevención de ataques se presenta como la mejor estrategia para reducir el conflicto.

Para prevenir daños, es crucial adoptar medidas de manejo y protección del ganado. Estas incluyen la identificación y marcaje adecuado de los animales, preferencia por razas autóctonas, confinamiento nocturno, construcción y mantenimiento de cercados, uso de perros de protección y la presencia de pastores con el ganado. Estas prácticas no solo protegen al ganado, sino que también reducen de manera efectiva los conflictos con los lobos.

Buenas prácticas para evitar daños

  • Identificación y marcado: Los animales deben estar bien identificados y en buenas condiciones físicas y sanitarias. Los animales más débiles o enfermos deben mantenerse mejor protegidos.
  • Razas autóctonas: Preferir animales de razas locales acostumbradas a defenderse de los lobos.
  • Confinamiento nocturno: Es fundamental para proteger al ganado.
  • Cercados: Deben estar bien construidos y mantenidos, cumpliendo con los requisitos mínimos de protección.
  • Perros de protección: Perros adecuadamente educados pueden proteger eficazmente al ganado.
  • Presencia de pastores: La vigilancia humana reduce los ataques de lobos, ya que estos prefieren evitar a los humanos.

Entidades implicadas:

En toda la problemática que rodea a esta especie, encontramos varias entidades que refuerzan el problema:

  • Administraciones públicas
  • Ganaderos
  • Cazadores
  • Sindicatos agrarios
  • Federaciones de caza
  • Diferentes ministerios
  • Políticos
  • Prensa (noticias manipuladas para convencer al lector)

A nivel europeo, la gestión del lobo se rige por convenios como el de Berna y la Directiva Hábitats, que buscan su protección. España ratificó estos acuerdos, pero permitió la caza del lobo hasta 2022. La inclusión del lobo en el Real Decreto 139/2011 como especie protegida en todo el territorio nacional desde 2021, gracias a la acción de ASCEL, ha frenado esta caza. No obstante, algunos partidos políticos y medios de comunicación intentan revertir esta protección, difundiendo información manipulada para criminalizar al lobo y su protección.

La protección del lobo ha permitido atraer más fondos públicos para compensar los daños atribuidos al lobo, aunque a menudo se exageran estos daños para obtener mayores indemnizaciones. Las comunidades autónomas con presencia de lobos, como Asturias y Castilla y León, han elevado los baremos de indemnización por res muerta, perpetuando el conflicto. Es crucial avanzar en la protección del lobo en España, incluyéndolo en el catálogo de especies amenazadas y adoptando una gestión racional y coherente.

Conclusiones

Para garantizar la protección del lobo, es necesario un cumplimiento estricto de las leyes de conservación y una correcta utilización de los fondos europeos destinados a medidas preventivas, como cercados y supervisión del ganado. Es esencial luchar contra el furtivismo y envenenamientos, implementar pasos de fauna en puntos negros de atropellos y realizar peritajes científicos en indemnizaciones para evitar fraudes. Y, por su puesto, no volver atrás y permitir de nuevo el «control poblacional». Solo con una gestión proactiva y coherente se podrá asegurar la coexistencia del lobo con las actividades humanas y su recuperación en España.

Lee el informe completo aquí.

Difunde esta información y ayúdanos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias de interés

PACMA se presenta a las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo

Presentamos a algunos de nuestros candidatos y candidatas para las próximas elecciones autonómicas y municipales.

Save The Octopuses: convocamos un nuevo acto internacional contra la granja de pulpos de Las Palmas de Gran Canaria

Este año volvemos a convocar un gran acto internacional contra la granja de pulpos que se pretende abrir en Las Palmas de Gran Canaria.

PACMA pide cárcel para los dos empleados que protagonizaron los brutales vídeos de maltrato animal en Vivotecnia

Presentamos un escrito de acusación contra los dos empleados de Vivotecnia que aparecen en los vídeos publicados por Cruelty Free International en abril de 2021.

PACMA considera el texto de la reforma del Código Penal una «chapuza»

Analizamos el texto final del proyecto de modificación del Código Penal en materia de maltrato animal.

PACMA, tras la publicación del texto final de la Ley de Protección Animal: «Debe ser retirada por excluir a más animales de los que incluye»

Tras conocer el texto final de la futura ley de protección animal, pedimos su retirada por sus múltiples carencias y por dejar desprotegidos a la gran mayoría de animales.

PACMA documenta las Luminarias: caballos doblegados a las brasas del fuego

Hemos documentado las Luminarias, una tradición obsoleta y anacrónica en San Bartolomé de Pinares (Ávila) en la que los caballos son sometidos y obligados a atravesar hogueras.

0
    0
    Su cesta
    El carro esta vacioVolver a la tienda